26 de junio de 2019
  • Martes, 25 de Junio
  • 6 de abril de 2016

    ¿Son seguros los cajeros automáticos?

    ¿Son seguros los cajeros automáticos?
    EUROPA PRESS

    MADRID, 6 Abr. (EDIZIONES) -

    Los cajeros automáticos son utilizados por millones de personas cada día y, actualmente, constituyen una importante pieza para la economía pero, a pesar de ello, siempre han sido un punto principal de ataque entre los delincuentes. Actualmente, en plena era digital y con las nuevas tecnologías, los ladrones tienen muchísimas más oportunidades que antes para atacar los cajeros con tan solo unos simples pasos.

    Sistemas operativos anticuados o programas desactualizados son tan solo algunas de las muchas vulnerabilidades que poseen los cajeros automáticos, los cuales se pueden hackear de muy diversas formas, desde instalando un malware en el sistema hasta a través de Internet, el más peligroso de todos.

    Durante el congreso Security Analyst Summit 2016 de la marca de seguridad Kaspersky Lab, la especialista en pruebas de penetración Olga Kotechova, ofreció la recopilación de algunas razones que demuestran lo sencillo que es hackear cajeros automáticos:

    1. Ordenadores convencionales: Un ordenador está formado por subsistemas con controladores industriales. Sin embargo, detrás de ellos hay un ordenador convencional que controla todo el sistema que suele tener un software anticuado vulnerable a los ataques.

    2. Windows XP: Si el cajero cuenta con este sistema, ya no recibirá el soporte técnico de Microsoft. Esto se traduce a que, los cajeros, quedarán desprotegidos de cualquier ataque que sufra.

    3. Software vulnerable: Los sistemas de cajero automáticos suelen contar con un software muy vulnerable, por ejemplo, contando con reproductores de flash desactualizados con más de 9000 virus conocidos.

    4. No hay antivirus: La razón de la inexistencia de programas antivirus en los cajeros es porque, normalmente, sus fabricantes no tienen en cuenta que estos dispositivos pueden fallar y tener errores.

    5. Inexistencia de medidas de seguridad suficientes: Sorprendentemente, el acceso al ordenador de los cajeros automáticos es bastante sencillo puesto que apenas se encuentran protegidos, tan solo les cubre una simple carcasa de plástico o de fino metal.

    6. Acceso a la interfaz a distancia: los módulos de los cajeros automáticos están conectados con interfaces estándar, a través de USB, las cuales solo pueden manejar desde la propia entidad. Sin embargo, en muchas ocasiones se puede acceder a la interfaz a distancia, lo que puede provocar que en algún momento una persona ajena a la entidad pueda piratear la interfaz y acceder a ella de forma ilícita.

    7. Poca seguridad en los dispositivos: Internet es la forma de comunicación más económica existente en la actualidad, por lo que muchas entidades financieras lo utilizan para conectar sus cajeros. Lo que muchos no saben es que, al conectarlo, sus terminales comienzan a parecer en una web la cual permite al usuario encontrar una gran variedad de sistemas conectados a Internet a través de contraseñas tan sencillas como "1234".