28 de enero de 2021
30 de noviembre de 2020

S&P ve beneficios en la venta de activos de fibra para las 'telco', pero puede empeorar su perfil de riesgo

S&P ve beneficios en la venta de activos de fibra para las 'telco', pero puede empeorar su perfil de riesgo
Despliegue de fibra óptica - MOVISTAR - ARCHIVO

La agencia cree que pueden tener un impacto mayor que las ventas de torres, dado que estos activos tienen un carácter más diferenciador

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

S&P Global Ratings anticipa un aumento de las ventas de activos de fibra por parte de los operadores de telecomunicaciones, operaciones que podrían tener beneficios financieros tanto para vendedores como para compradores, pero que al mismo tiempo podrían empeorar el perfil de riesgo de negocio de las compañías tradicionales del sector, ya que se trata un activo "diferenciador", a diferencia de las torres.

En un informe, la agencia de calificación crediticia destaca que actualmente las operadoras de telecomunicaciones de todo el mundo se enfrentan a varios desafíos "aparentemente discordantes" en un entorno como el actual, marcado por el bajo crecimiento y un bajo precio de las acciones en los mercados.

En concreto, entre esos retos se encuentran financiar las grandes necesidades de inversión de capital, entre las que se incluyen los despliegues acelerados de fibra y el desarrollo gradual de las redes 5G, reducir su endeudamiento y conseguir que el valor de sus acciones abandone los bajo niveles actuales.

En este contexto, S&P recuerda que el año pasado ya destacó que algunos operadores estaban vendiendo infraestructura de torres para ayudarles a enfrentar estos desafíos y ahora espera que las empresas que tienen infraestructuras de telecomunicaciones fijas, en particular fibra, "se unan cada vez más a esta tendencia".

En el caso de Europa, donde la cobertura de fibra ya era una prioridad para la Comisión Europea (CE) y los gobiernos nacionales, la agencia apunta que el impulso de la demanda por el Covid-19 acelerará la inversión. Además, incide en que operadores convergentes como Altice y Telecom Italia ya han vendido partes de su infraestructuras fijas y espera que más operadores vaya en esta línea.

BENEFICIOS DE LA OPERACIÓN

El analista de S&P Global Ratings Mark Habib señala que tanto las operadores como los compradores de sus activos pueden obtener beneficios de estas operaciones. Así, detalla que estos últimos pueden beneficiarse de las elevadas valoraciones que tienen los activos de telecomunicaciones y dar un "bienvenido impulso" a los precios de las acciones de las empresas del sector.

En el caso de los operadores tradicionales, pueden obtener una mayor flexibilidad en su balance gracias los ingresos de una venta si el múltiplo de valoración es lo suficientemente alto, atraen a nuevos socios para compartir el coste de desplegar la fibra o sacan de su balance estas inversiones adicionales.

A este respecto, añade que este último punto puede resultar especialmente atractivo para las empresas de telecomunicaciones que se encuentran en el inicio del ciclo inversor en fibra o para las que buscan extender su cobertura a áreas menos densas, que tienen altos costes de conexión por hogar.

S&P calcula que las primas que se pagan por las infraestructuras van desde un 20% por encima del resultado bruto de explotación (Ebitda) para los activos de fibra que requieren más inversiones o tienen un mayor riesgo comercial, hasta un múltiplo de tres veces para activos de torres más maduros.

Sin embargo, la agencia también advierte de que como consecuencia de estas ventas el perfil de riesgo de negocio de los operadores podría empeorar. "A menos que se vea mitigado por la retención de otros factores diferenciadores, las operadoras de telecomunicaciones sin redes es improbable que tenga sólidos perfiles de negocio", incide.

En este sentido, agrega que la venta de activos de fibra tiene un mayor impacto en este perfil que la de torres de telecomunicaciones, ya que en mercados 4G maduros es complicado que los activos sean diferenciadores, mientras que en el caso de la fibra sí que se mantiene esa diferencia entre compañías por la calidad de su red.

Asimismo, añade que el impacto en la posición competitiva de la operadora dependerá de si es un activo único y de su tamaño. Por ejemplo, apunta que probablemente sería más negativo para el perfil de negocio de un incumbente vender toda su red que para el de un actor menor del mercado, así como que tendría menos impacto si esa red no es único y coexiste con otras en la misma zona.

Para leer más