21 de agosto de 2019
  • Martes, 20 de Agosto
  • 24 de agosto de 2017

    Un tercio del sector alimentario británico cerrará si no puede contratar trabajadores de la UE

    LONDRES, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Algo más de la tercera parte de la industria agroalimentaria del Reino Unido, que representa un 13,2% del empleo del país y aporta más de 110.000 millones de libras (119.375 millones de euros) a la economía británica, se verá abocada al cierre en caso de no poder seguir contando con trabajadores de la Unión Europea, según el 'lobby' del sector, que agrupa desde granjeros y empresas procesadoras a restaurantes y bares.

    "Una reducción abrupta en el número de trabajadores de la UE con posibilidad de trabajar en Reino Unido después del 'Brexit' causaría una un significativo trastorno a toda la cadena de suministro de alimentos y bebidas", señalan el Consorcio Minorista Británico (BRC) y la Federación de Alimentos y Bebidas del Reino Unido.

    Según un estudio de estas organizaciones en colaboración con varias asociaciones de bares y restaurantes británicos, así como de granjeros y empresas de alimentación, el 36% de los encuestados considera que sus negocios serían "inviables" sin acceso a trabajadores de la UE, mientras que un 17% reconoce que buscaría una nueva ubicación para su actividad fuera del país en esta situación.

    De hecho, entre los empresarios consultados un 31% indicó que desde la victoria del 'Brexit' en el referéndum sobre la UE ha visto marcharse a trabajadores de la UE, mientras que un 47% confirmó que sus trabajadores se plantean marcharse de Reino Unido.

    "Es necesaria una aproximación dual que apoye el desarrollo de competencias en Reino Unido junto a un sistema de inmigración para los nacionales de la UE que cumpla las necesidades de la industria alimentaria", indicó Andrew Opie, directivo de BRC.

    Asimismo, Opie advirtió de que una caída brusca en el número de trabajadores de la UE disponibles provocará graves trastornos al sector y tendrá consecuencias "tanto en la oferta como en los precios de los productos disponibles para los consumidores del Reino Unido".

    De este modo, el lobby alimentario británico reclama al Gobierno que en el corto plazo apruebe la legislación necesaria para garantizar los derechos de los actuales trabajadores de la UE en Reino Unido, además de reconocer el carácter "estratégico" del sector alimentario.

    Asimismo, los empresarios piden el establecimiento a medio plazo de un sistema migratorio "eficaz y atractivo" y señalan la necesidad de que el Gobierno realice con vistas a más largo plazo las inversiones necesarias en aumentar las competencias de los trabajadores del sector.

    "Los trabajadores de la UE son claves a la hora de llevar comida a nuestros estantes (...) Es vital que este cambio se gestione cuidadosamente mediante una transición ordenada", añadió el directivo de BRC.

    ESCASEZ DE TRABAJADORES LOCALES.

    En este sentido, el lobby alimentario de Reino Unido apuntó que ante la expectativa de ver reducida su dependencia de trabajadores de la UE apuesta por el desarrollo de competencias a través de aprendices e inversión tecnológica en apoyo de la automatización, aunque advierte de que "con niveles récord de empleo" a menudo existen problemas de falta de disponibilidad de trabajadores locales para los puestos demandados.

    Según los datos del estudio, la industria alimentaria británica aporta 110.000 millones de libras esterlinas a la economía y da empleo a unos 4 millones de personas, de los que 400.000 serían trabajadores procedentes de la UE, lo que equivale al 13,2% del empleo en Reino Unido, lo que convierte a esta industria en la mayor del país, por encima de la automotriz y aeroespacial.

    Para leer más