24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 23 de junio de 2009

    Trichet afirma que la confianza es la clave de la recuperación

    MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, defendió el martes la necesidad de restaurar la confianza de los mercados y hogares como elemento clave para la reactivación económica, que no será apreciable hasta el próximo año.

    En sendas entrevistas concedidas a Radio Nacional de España y Radio Intereconomía recogidas por Europa Press, el máximo responsable de política monetaria de la eurozona reconoció que la sensación de la entidad y de los analistas es que a finales de año será visible una "ralentización" en el deterioro de la actividad, aunque "no será todavía una recuperación", ya que ésta se producirá a lo largo del próximo año.

    De este modo, el banquero francés hizo hincapié en la necesidad de aplicar con rapidez las decisiones adoptadas para fortalecer la credibilidad, indispensable para recuperar la confianza de los mercados y los hogares, la "clave" de la actual situación.

    Asimismo, Trichet advirtió de que en algunos países "el endeudamiento ya es altísimo" por lo que demandó la "mayor credibilidad posible" respecto a los planes para retornar a la sostenibilidad, algo que también es fundamental para restaurar la confianza y permitir la reactivación de la actividad.

    "Si tenemos éxito en mejorar la confianza de los ciudadanos, estarán más dispuestos a consumir y a invertir. Al tener confianza llevarán a cabo un comportamiento económico mucho más activo", dijo Trichet, quien concluyó que "la confianza es la palabra clave en la actual situación".

    ESPAÑA NO DEBE APARCAR LAS REFORMAS ESTRUCTURALES

    En el caso de España, el presidente del BCE consideró que las características específicas de su economía, como el elevado desempleo y el déficit público, suponen buenas razones para llevar a cabo reformas estructurales y no aparcarlas.

    "España necesita mayor flexibilidad en la negociación laboral", dijo Trichet al referirse a las "rigideces" para transferir mano de obra de un sector a otro, así como a los costes de la mano de obra, algo que puede restar competitividad respecto a la media de la zona euro.