22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 8 de noviembre de 2017

    UGT señala que la huelga en Cataluña "es política, no laboral", y "necesita respuestas políticas"

    Pepe Álvarez critica la prisión provisional de medio exGovern y los dirigentes de la ANC y Ómnium, que "no aportan nada de positivo"

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, sostiene que la huelga en Cataluña "es política, no laboral", por lo que la situación que se vive "necesita respuestas políticas, no necesita respuestas solo judiciales".

    En declaraciones a los medios este miércoles en Santiago, en donde ha participado en un encuentro con delegados gallegos de UGT, Pepe Álvarez ha recordado que la huelga está convocada por un sindicato que representa al 1,5%, la Intersindical-CSC, y apunta que "no es laboral", ya que "no es una huelga en la que haya piquetes en las puertas de las empresas para hablar con los trabajadores".

    "Nosotros no hemos convocado la huelga, ni secundamos las huelgas que no convocamos", asegura. No obstante, apunta que CC.OO. y UGT participan en las movilizaciones en Cataluña al margen del "paro político".

    "Estoy convencido de que hay afiliados de UGT, porque UGT es un sindicato en el que hay mucha gente que piensa de muchas maneras, que seguramente han querido participar en la huelga. ¿Y quién soy yo para decirle a los afiliados del sindicato que no participen en una huelga que no es laboral, que es política? Yo no soy nadie", ha reflexionado.

    EN CONTRA DE LA PRISIÓN PROVISIONAL DE LOS DIRIGENTES

    También se ha referido a la prisión provisional de medio exGovern y los dirigentes de la ANC y Ómnium para dejar claro que "no aportan nada de positivo a un problema muy difícil", que "exceden de lejos las medidas necesarias para que estas personas tengan que acudir a un proceso judicial".

    En este sentido, Álvarez asegura que estas personas "deberían responder ante la Justicia de sus actos, pero esto debería hacerse con más mesura", "con procedimientos más razonables".

    Ante una "situación compleja", asegura que lo deseable sería que "se impusiera la tranquilidad, el sosiego y el debate político". "No nos vamos a cansar de pedir diálogo", agrega.

    Por todo ello, espera que las próximas elecciones del 21 de diciembre sean "un punto de inflexión" que "ayuden a recuperar el autogobierno", con "sosiego y diálogo", pues la situación "no necesita engordar los extremos", "sino que necesita respuestas políticas".

    Para leer más