28 de enero de 2021
25 de noviembre de 2020

Vodafone pide al Gobierno fondos europeos para el 5G, ya que el sector no puede afrontar toda la inversión

Vodafone pide al Gobierno fondos europeos para el 5G, ya que el sector no puede afrontar toda la inversión
Antonio Coimbra, presidente de Vodafone España - VODAFONE - ARCHIVO

Coimbra confía en que los cambios en el regulador lleven a un política de "cuanto mejor, mejor" que deje atrás la de "cuanto más, mejor"

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Vodafone España, Antonio Coimbra, ha pedido al Gobierno que destine parte de los fondos europeos de recuperación al despliegue del 5G en España, dado que las operadoras de telecomunicaciones no se encuentran actualmente en una situación en la que puedan afrontar todas las inversiones que requerirá el despliegue de la nueva tecnología móvil en los próximos años.

Durante su intervención en Foro NEF Tendencias, Coimbra ha destacado que el primer borrador sobre los planes para ejecutar los fondos europeos ya contempla la financiación del despliegue del 5G, pero en casos muy específicos como los corredores 5G o los despliegues transfronterizos, por lo que ha incidido en que esto "no es suficiente".

El presidente de Vodafone España ha remarcado que no basta con celebrar que España tenga actualmente las mejores infraestructuras de fibra y 4G de Europa, ya que en dos o tres años puede tener las peores si no se invierte adecuadamente en el 5G, que será el "principal motor de desarrollo de la revolución digital" en los próximos años.

En este sentido, ha apuntado que para tener la misma cobertura de 5G de la que hay actualmente de 4G es necesario invertir 5.000 millones de euros, cifra que se duplica si se quieren desarrollar además todos los casos de uso que trae la nueva tecnología móvil.

Ante esta situación, ha subrayado que el sector español de las telecomunicaciones no se encuentra actualmente en una situación que le permita abordar la inversión necesaria para "tener la infraestructura que va a dominar en el futuro el desarrollo económico y social". "Es imposible con las rentabilidades del sector afrontar estas inversiones", ha insistido.

Por ello, ha vuelto a proponer que de los 20.000 millones de euros de los fondos europeos que se van a destinar a digitalización, 2.000 millones de euros vayan al despliegue del 5G en colaboración con el sector privado, que pondría los otros 3.000 millones de euros para alcanzar la mejor red "a dos o tres años vista".

"Espero sinceramente que una gran parte de los fondos de reconstrucción se dediquen a construir redes de nueva generación fundamentales para afrontar la revolución digital que tenemos por delante", ha subrayado.

En términos más generales, ha instado al Gobierno a que aproveche la "gran oportunidad" que ofrecen los fondos europeos de recuperación para abordar la transformación del país y liderar la actual revolución tecnológica, porque de lo contrario España tendrá que esperar otros 20 años para la próxima revolución y ser "un país puntero".

En este sentido, ha remarcado que es "clave" lo que ocurra en los próximos doce o 18 meses y la forma en la que se establezcan las alianzas público-privadas para ejecutar los proyectos tractores y estructurales que son necesarios para transformar España.

Así, ha remarcado que es pronto para contestar si el Gobierno está haciendo lo que es necesario y serán los próximos meses los que confirmen si está aprovechando esta "oportunidad única" de los fondos para inversiones que tengan efecto en el medio y largo plazo o se deja dominar por medidas con un efecto "más cortoplacista".

CAMBIOS EN LA REGULACIÓN

Por otro lado, Coimbra ha señalado que en España no se han hecho bien las cosas en materia de regulación, ya que la política que se ha adoptado hasta ahora es la de "cuanto más, mejor", que ha considerado inadecuada para un sector regulado que requiere de operadores robustos para llevar a cabo las "fortísimas inversiones" que son necesarias.

En este sentido, ha criticado que esta política de "cuanto más, mejor" ha provocado que los grandes operadores que están invirtiendo en Europa, y especialmente en España, no tengan las condiciones necesarias para mantener esta senda inversora.

Por ello, ha confiado en que los recientes cambios en el regulador, y con el respaldo del Gobierno, lleven a unas líneas maestras que hagan que el sector sea sostenible y pueda invertir, gracias a una política de "cuanto mejor, mejor y no de cuanto más, mejor".

CONSOLIDACIÓN DEL SECTOR

En este contexto, Coimbra ha rechazado hacer comentarios sobre "escenarios especulativos" de consolidación del sector de las telecomunicaciones en España, pero sí ha incidido en la importancia de que se reduzca el número de operadores que existe en Europa para poder competir eficazmente en el "ajedrez mundial" con Estados Unidos y China.

A este respecto, ha apuntado que Bruselas ya ha reconocido que Europa debería tener cinco grandes operadores de telecomunicaciones y no los 40 que hay actualmente para que tengan una mayor potencia de inversión, pero ha incidido en que este proceso de consolidación se debe llevar a cabo de forma "rápida".

En este sentido, ha apuesto de ejemplo el caso de Estados Unidos, un mercado que con 300 millones de habitantes cuenta con tres grandes operadores de telecomunicaciones capaces de afrontar las "enormes inversiones" que son necesarias en un sector clave para toda la economía.

HUAWEI Y EL 5G

Por otro lado, Coimbra se ha mostrado confiado en que Europa no va a seguir los pasos de Reino Unido y vetar de forma automática a Huawei como proveedor para las redes de 5G y ha advertido de que, en caso de que esto ocurriera, retrasaría sin duda "muchísimo" el despliegue de la nueva tecnología móvil en el Viejo Continente.

En este sentido, ha reiterado que Europa debe definir unas reglas "muy claras y estrictas" de aprobación y certificación de seguridad que todos deben cumplir, independientemente de su país de origen, si quieren ser proveedores de infraestructuras críticas en la región. Así, ha esperado que Europa continúe en esta línea que permita una libertad de elección de los proveedores con más capacidad y seguridad.

Asimismo, ha apuntado que tampoco cree que vaya a cambiar mucho la política de Estados Unidos en cuanto al veto a la compañía china tras la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales, ya que se trata más de una política del país que del propio Donald Trump. "El estilo será seguramente diferente, pero la esencia no va a cambiar mucho", ha apuntado.

A este respecto, ha recordado además que Estados Unidos no tiene tanta dependencia de proveedores chinos en sus despliegues, por lo que el veto a compañías como Huawei no les obliga a desmantelar procesos anteriores y pueden seguir adelante con el 5G y meter "palos en las ruedas" de otros países con los que compite a nivel mundial.

Para leer más