3 de abril de 2020
7 de febrero de 2019

Cobo advierte de que Europa pierde poder tecnológico y señala que las baterías de coches eléctricos son de China y Corea

BILBAO/ZARAGOZA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Fabricación & Cadena de Suministro de Opel/Vauxhall, Antonio Cobo, ha advertido de que Europa está perdiendo poder tecnológico, ya que, por ejemplo, las baterías para los coches eléctricos son tecnología de China y Corea, y "China controla las materias primas y el suministro".

Antonio Cobo ha participado en el Encuentro Desafíos del Sector de Automoción celebrado este jueves en el AIC-Automotive Intelligence Center de Amorebieta (Bizkaia), en el que también han estado el vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, y la CEO Batz Group, Ana Camacho.

"Si el coche eléctrico se impone, China puede ser la que controle el mundo de la automoción. Podría llegar el punto en el que China decidiese quiénes son las marcas que tienen baterías y cuáles no. En definitiva, quiénes son los que sobreviven y quién no", ha destacado.

El directivo de PSA ha indicado que el grupo en el que trabaja estudia las tendencias, que reflejan que en el 2030 la movilidad compartida, la colectividad, se habrá multiplicado por diez. "Será un pilar fundamental en la industria. El cliente quiere usar y pagar el uso del vehículo, no quiere pagar la propiedad. Vemos esta tendencia en ese mundo urbano que se impone", ha dicho.

Tras señalar que "la movilidad compartida ha venido para quedarse", ha apuntado que en el Grupo PSA se trabaja para adaptarse a esas tendencias del coche compartido. En ese sentido, ha recordado disponen de un servicio de 'car sharing' en Madrid, que cuenta ya con 600 vehículos cien por cien eléctricos y más de 200.00 usuarios.

Respecto al vehículo eléctrico, ha resaltado que PSA dispone de seis modelos eléctricos y de ahora al 2021 van a lanzar quince versiones eléctricas adicionales, ocho van a ser híbridas enchufables y siete totalmente eléctricas. "Vamos a ir al 50 por ciento de modelos eléctricos para 2020 y vamos a subir hasta un 80 por ciento en 2023 para tener una versión eléctrica de todos los vehículos que hagamos", ha añadido Cobo, quien cree que los motores diesel tendrán un peso menor en el futuro.

Por otro lado, ha manifestado que en 2035, esperan que el 24-25 por ciento de todos los vehículos vendidos sean autónomos y todos los fabricantes deberán adaptarse a esas nuevas tecnologías. "En ese ranking de autonomía del 0 al 5, ya hay vehículos que están en el rango del 2 y del 3", ha recordado.

PACTO DE INDUSTRIA

El vicepresidente de Anfac, Mario Armero, ha reclamado un "pacto de industria" y actuar con prudencia para ir a una "transición ordenada" de cara la movilidad sostenible, porque "prohibir es muy fácil".

Ha afirmado que "son tiempos de transición" para el sector, en los que la producción en España está "estancada", ya que ha bajado un 1 por ciento, aunque no cree que sea "alarmante". Ello se debe, según ha apuntado, a una "ralentización" de los mercados de exportación y a una "desaceleración del primer cliente de los coches fabricados en España, que es España". A ello, ha unido otros factores como el proteccionismo o las guerras comerciales.

Armero ha señalado que el mercado está ahora "en decrecimiento", aunque ha aseverado no decirlo "con pesimismo". No obstante, ha apuntado que desciende la venta de vehículos nuevos en España un 8 por ciento, lo que no obedece a los indicadores económicos "porque el consumo sigue bien".

Esa caída se debe, en su opinión, a las "incertidumbres" generadas en los últimos meses en torno a los vehículos diésel y gasolina, y a su posible prohibición.

Armero ha defendido que hay que seguir trabajando en el "achatarramiento" porque sube la venta de coches "de más de 15 años, que tenían que achatarrarse" --más de 170.000 el pasado año-- y ello, según ha insistido, se debe a la "enorme confusión" que se ha generado por parte de "la clase política" con sus mensajes sobre la prohibición de los vehículos diésel o gasolina.

A su juicio, algo se está "haciendo "mal" y cree que la manera de salir del actual "impasse" sería que el Gobierno despejara la duda, a través de una Ley de Cambio Climático, de si habrá prohibiciones o no de los motores diésel.

Armero ha indicado que los fabricantes de vehículos están sometidos a unas "obligaciones muy duras" en torno a la reducción de emisiones, con lo cual "o se vende vehículo eléctrico o se reciben sanciones" y ello, a su juicio, "tendrá influencia en el valor del vehículo eléctrico". El videpresidente de Anfac cree que el diésel seguirá existiendo y un 30% del mercado mundial será de esa tecnología en 2040.

Por otra parte, ha reclamado "volver a la senda de las reformas" porque en los dos últimos años y medio con "gobiernos interinos, no ha habido reformas profundas que mejoren la competitividad industrial".

El vicepresidente de Anfac ha afirmado que se necesita una "transición ordenada" hacia una movilidad menos contaminante y una política de comunicación "prudente" por parte de las autoridades políticas. Además, también cree preciso una "uniformidad" en España en torno a la legislación contra el cambio climático. Armero ha indicado que creen en una estrategia de descarbonización "positiva", porque "prohibir es muy fácil".

Además, ha manifestado que Europa está "mejor" que en España en ventas y también en estrategias de descarbonización, porque "apuestan por la inversión pública".

Según ha subrayado, ningún país de Europa ha establecido una prohibición de combustibles y se plantean estrategias positivas. También cree que está mejor porque hay una "política industrial con mayor consenso". En este sentido, ha señalado que les gustaría que en España hubiera consenso y un "pacto de industria" para que se lograra "una cierta estabilidad".

Por otra parte, ha señalado que Anfac está elaborando un plan estratégico "ambicioso", que presentará en breve para que España mantenga su liderazgo en este sector. También trabajan en un plan de movilidad para avanzar hacia un entorno de "cero emisiones".

Armero ha añadido que les gustaría que en España hubiera una "mejor relación público-privada" y, en este sentido, ha señalado que Euskadi es una "referencia internacional y nacional" en esa colaboración. "No siempre ocurre eso, vivimos en un país en el que somos poco abiertos a trabajar con la iniciativa privada", ha agregado.

El vicepresidente de Anfac ha señalado que los fabricantes de vehículos también son "una parte grandísima de la solución" para reducir las emisiones de CO2 y de gases contaminantes, por lo que ha insistido en que se debe dar esa colaboración público-privada, aunque ha reconocido que "no son los mejores tiempos en España para ese vínculo".

Según ha manifestado, no se trata de que en Anfac hayan optado por la "beligerancia", pero "como sociedad civil" y desde "el respeto a la autoridad política", creen que hay que "dar un paso adelante para defender derechos y denunciar algunas cosas que se están produciendo. "Vamos a ver si ganamos el partido o no", ha añadido.

BATZ GROUP

Por su parte, la CEO Batz Group, Ana Camacho, ha expuesto la estrategia de la compañía, que espera facturar más de 300 millones este año, "un reto importante". Camacho ha destacado su apuesta por la innovación y por la eficiencia.

Según ha subrayado, 2019 será un año de "transición" con "muchísimas incertidumbres", que, según ha reconocido, le "afecta mucho" a una de sus líneas negocio, la de la troquelería, que es el 25% de su ventas. Camacho ha indicado que el sector está "ahora parado" y "lo peor es que no hay visibilidad sobre cuándo va a arrancar de nuevo".

Para leer más