23 de abril de 2019
  • Lunes, 22 de Abril
  • 4 de julio de 2016

    Nanoimmunotech logra financiación UE para desarrollar un nanobiosensor que detecte salmonella en carne de pollo

    ZARAGOZA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La empresa española Nanoimmunotech ha logrado que la Comisión europea financie la fase final de desarrollo de su
    nanobiosensor Heatsens, para la detección de salmonella en carne de pollo.

    De este modo, esta empresa radicada en Zaragoza ha conseguido acceder a la Fase 2 del Instrumento PYME (SME Instrument), un importante vehículo de apoyo a las PYMES innovadoras en Europa.

    A la convocatoria de la Fase 2 del Instrumento PYME han concurrido 969 empresas de toda Europa que el pasado mes de abril presentaron sus proyectos de innovación, para optar por una de las ayudas
    europeas para llevar a mercado productos innovadores.

    En sus propuestas, los solicitantes deben presentar un Plan de negocio, en el que demostrar el impacto que tiene su innovación para el mercado europeo y mundial, que son capaces de comercializarla y rentabilizarla, y que la PYME va a crecer en todo este proceso, hasta
    convertirse en una empresa europea de referencia a nivel mundial.

    Entre los 48 proyectos aprobados, y con una de las mejores puntuaciones (14.27 sobre 15.00), se encuentra el proyecto HEATSENS_S de Nanoimmunotech.

    De esta forma, Nanoimmunotech se posiciona como una de las empresas más innovadoras en Europa, y se une al grupo de tan solo 325 empresas europeas, de las que 63 son españolas, galardonadas con este prestigioso reconocimiento de un total de 5.388 proyectos recibidos desde el inicio del Programa, en octubre de 2014.

    FUNCIONAMIENTO

    Esto supone un "hito" muy importante para Nanoimmunotech, una empresa de nanobiotecnología que se funda en 2009 por las Universidades de Vigo y Zaragoza.

    Durante estos años ha consolidado su trayectoria como experta en síntesis y bioconjugación de nanomateriales, y referente en nanotoxicidad, y ha obtenido ya otros proyectos regionales, nacionales y europeos (por un total de más de 4,3 millones de
    euros).

    Con el Instrumento PYME, podrá financiar el desarrollo final de su primer producto en el área de biosensores, en una última etapa de 2 millones de euros que finalizará en el 2017.

    La protagonista de este proyecto es la tecnología nanobiosensora HEATSENS, protegida a nivel mundial y propiedad de Nanoimmunotech. La clave de la innovación en HEATSENS es la utilización de nanoprismas de oro como "chivato" en la detección de un analito (siendo el analito el objeto de la detección).

    Estas pequeñas partículas (un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro), se integran en un dispositivo biosensor que está compuesto además por una pareja de anticuerpos capaces de detectar al analito. La muestra se irradia con un láser de forma que, en caso de
    que el analito esté presente, los nanoprismas absorberán luz y emitirán calor.

    El dispositivo permite medir el calor emitido, y éste es proporcional a la cantidad de analito presente en la muestra. La ventaja de este sistema es que es ultra-sensible, de modo que detecta la presencia del analito aunque esté en cantidad muy pequeña.

    Además, se trata de una tecnología muy versátil, que puede adaptarse a la detección de analitos muy diferentes, por ejemplo un
    contaminante en agua, un marcador de cáncer en sangre, o una bacteria en un alimento.

    EN EL DÍA

    Por ello, su lanzamiento se plantea como un dispositivo formado por un equipo muy sencillo y de fácil manejo, en el que se cargan diferentes consumibles, adecuados para cada detección; de la misma forma que una misma máquina de café se carga con cápsulas diferentes para preparar un tipo de café u otro.

    El primero de esos consumibles, con el que se lanzará al mercado el primer dispositivo HEATSENS a finales de 2017, será el de detección de salmonella en carne de pollo.

    HEATSENS_S será el primer dispositivo capaz de detectar salmonella en carne de pollo en la misma jornada laboral en la que se realice el análisis. Y lo hará de forma sencilla y a un precio que el mercado está dispuesto a pagar.

    La salmonella es la segunda enfermedad gastrointestinal en importancia, requiriendo en muchos casos hospitalización y pudiendo llegar a ser mortal. La ingesta de carne de pollo contaminada es una de las formas más comunes de contraerla, y a la que están expuestos los ciudadanos día a día en cualquier hogar.

    Por eso, el control de la salmonella está muy regulado en las granjas y empresas integradoras que se encargan del sacrificio,
    despiece y distribución de la carne a los puntos de venta.

    Aunque existen alternativas para la detección de la salmonella, se pueden demorar los resultados hasta una semana. Esto supone que en el momento en el que se detecta una partida de pollo contaminada de salmonella es demasiado tarde para tratarla (con enormes pérdidas para la empresa productora) o, peor aún, que el producto puede
    incluso haber sido puesto a disposición del consumidor.

    Gracias a HEATSENS_S, la obtención de resultados en una misma jornada laboral, permitirá a los productores evitar esas pérdidas por descartes de producción, y aumentará la seguridad alimentaria.