3 de abril de 2020
25 de agosto de 2008

Aviación Civil dice que Spanair ha superado más de 100 inspecciones sin detectar problemas

 

   MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Aviación Civil aseguró ayer que Spanair ha superado más de 100 inspecciones "de todo tipo", y especificó que tras las mismas la compañía estaba bien y que no se habían detectado problemas "ni de mínima importancia", según explicó ayer en rueda de prensa el director general de Aviación Civil, Manuel Bautista.

   Bautista, quien evitó en todo momento entrar a valorar el estado de las cajas negras, si hubo pérdida de potencia o el contenido de las conversaciones entre piloto y copiloto como adelantaba hoy un periódico argentino, fue contundente al indicar que será la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) la que determine qué fue lo que falló. "No tengo toda la información completa y desconozco cómo van los trabajos de la comisión encargada del accidente", afirmó.

   Bautista reiteró su confianza en el sector del transporte aéreo español y recalcó que la plantilla con la que cuenta Aviación Civil para realizar inspecciones en el sector aéreo cuenta actualmente con 417 trabajadores respecto a la plantilla de 302 personas que había en 2004, lo que se traduce en un incremento del 40% en los últimos cuatro años.

   De esta forma Aviación Civil salía al paso de algunas informaciones en las que se hablaba de únicamente "dos inspectores". Al respecto, Bautista aclaró que "no existe un cuerpo de inspectores como tal" sino profesionales e ingenieros cualificados que, según la normativa vigente, pueden realizar este tipo de trabajos.

   La plantilla está formada por 186 ingenieros aeronáuticos, 81 ingenieros técnicos aeronáuticos y 17 pilotos. Para reforzar esta plantilla, "que en cualquier caso no se considera suficiente", precisó Bautista, se recurrió a una subcontrata con la sociedad estatal Senasa (Servicios y Estudios para la Navegación Aérea y la Seguridad Aeronáutica), que actualmente tiene un equipo de 208 personas trabajando para Aviación Civil.

   No obstante, sí reconoció que existe un "problema importante en cuanto al número de pilotos destinados a realizar tareas de inspección" que Bautista atribuyó a la retribución económica actual (unos 40.000 euros brutos anuales) recogida en la legislación española.

   "Ante esta realidad --señaló-- el Gobierno ha recurrido a través de Senasa a pilotos con experiencia y cualificados para realizar tareas complementarias a las inspecciones" llevadas a cabo desde la Dirección General de Aviación Civil. Bautista señaló que en la actualidad casi 60 pilotos, contando los 17 con los que cuenta la plantilla de Aviación Civil, trabajan en "todo tipo de inspecciones".

SIN FECHA PARA LA AGENCIA DE SEGURIDAD.

  Por otro lado, el director general de Aviación Civil confirmó ayer que no existe un plazo para la creación de la nueva Agencia Estatal de Seguridad Aérea que está prevista para los próximos meses, aunque se mostró convencido de que este organismo permitirá "una mayor flexibilidad" del sistema de control actual, al facilitar que se desdoble y, bajo la dirección de Aviación Civil, más especializada se encargue de la seguridad.

  A este respecto, señaló que el personal destinado a la Agencia Estatal de Seguridad contará con la misma cualificación y preparación que el personal que actualmente trabaja en Aviación Civil y que serán "los mismos técnicos" los que la integren y que con su puesta en marcha se "introducirán mejoras de gestión interna" que contribuirán a mejorar la seguridad a "medio y largo plazo".

  Asimismo, indicó que el sistema de trabajo podría ser similar al del modelo británico centrado en "potenciar la información preventiva" más que en aumentar el número de controles. Así, admitió que aunque se podría pensar que el número de inspecciones que realizan "bastante reducido" este siempre varía "en función de la experiencia".

  Bautista confirmó que se está trabajando en este modelo y que, a principios de septiembre, se pondrá en marcha un programa de este tipo con 6 compañías aéreas para determinar cuáles son los mejores indicadores que reflejan el estado de seguridad de las diferentes aeronaves, siguiendo la normativa de Aviación Civil Internacional (OACI). Una vez que se unifiquen los criterios se tenía previsto, a partir de septiembre, hacerlo extensivo a todas las aerolíneas, algo para lo que habrá todavía que esperar.

INCIDENCIA CON OTRO MD-82 DE SPANAIR.

   En lo que se refiere a la incidencia con otro avión MD-82 de Spanair que aterrizó en Málaga cuando cubría la ruta Barcelona-Lanzarote tras detectar un fallo técnico, el director general de Aviación Civil admitió que en "condiciones normales" ante una incidencia de este tipo no se suele enviar un equipo de inspección al lugar, sino que este tipo de controles "pertenecen al ámbito de la compañía aérea".

   No obstante, señaló que el envío de inspectores respondió en este caso a una "medida excepcional" frutos de circunstancias también "excepcionales" y lógica, por otra parte, por razones de "cautela y sensibilidad" después del trágico accidente ocurrido en Madrid-Barajas con un avión de este modelo de Spanair. "Nos quedamos más tranquilos pero no es probable que realicemos estas inspecciones cada vez que un MD-82 presente una incidencia", recalcó.

   Bautista explicó que las inspecciones --tanto en lo que se refiere a las de mantenimiento como a las de operaciones de vuelo-- son coordinadas por Aviación Civil y se realizan de forma centralizada o través de diferentes delegaciones en función de las bases de las propias aerolíneas. Por lo que en el caso de Spanair el control de "gran parte" de su actividad se realiza en Palma de Mallorca, donde tiene su base la aerolínea.

"LEGISLACIÓN MUY ESTRICTA".

   Por último, el director general de Aviación Civil recordó que la primera responsabilidad sobre la seguridad recae en las aerolíneas, de acuerdo con la legislación "vigente" que calificó de "muy estricta". Así, explicó que todas las aerolíneas tienen la obligación de tener organizaciones de mantenimiento de la aeronavegabilidad (CAMO, en sus siglas en ingles), que a su vez son supervisados por las autoridades aeroportuarias, y sus propios talleres de mantenimiento que pueden estar subcontratados pero que son auditaros por Aviación Civil.

   Bautista subrayó que desde Aviación Civil realizan auditorías tanto de los CAMO como de los talleres a los que se suma la revisión anual de las aeronaves siguiendo la normativa europea, a través de la Agencia Europea para la Seguridad Aérea (EASA). Paralelamente, confirmó que se realizan controles aleatorias y "sin previo aviso" en operaciones de vuelo en aviones que realizan escala, que son sometidos a inspecciones antes de que retomen de nuevo el vuelo.

   Además, añadió que siguiendo el programa SAFA de la Comunidad Europea se realizan también inspecciones a las compañía aéreas extranjeras siguiendo el protocolo internacional de la OACI, que es "la misma que se aplica a las aerolíneas españolas". Con los datos de las inspecciones resultantes se elabora la lista negra de aerolíneas no autorizadas por la Unión Europea. "España es el segundo país europeo que más inspecciones realiza a compañías extranjeras", concluyó.