26 de enero de 2020
  • Sábado, 25 de Enero
  • Viernes, 24 de Enero
  • 11 de febrero de 2010

    Economía.- Alcaldes afectados por ruido insisten en que ante los intereses de compañías como Iberia están sus derechos

    Media decena acude al Congreso, donde se debate la reforma de la Ley de Navegación Aérea, para mostrar su rechazo Se congratulan por poder acudir a la Comisión de Fomento aunque no tienen mucha "esperanza" en que vaya a servir de algo

    MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Algunos alcaldes de municipios afectados por el ruido del aeropuerto de Madrid Barajas, como San Fernando de Henares, Torrejón de Ardoz o Mejorada del Campo, acudieron esta mañana al Congreso de los Diputados para mostrar su rechazo a la reforma de la Ley de Navegación Aérea y para insistir en que los derechos de los vecinos también destacan frente a los intereses que puedan tener compañías como Iberia.

    El Pleno del Congreso de los Diputados rechazó hoy las enmiendas de totalidad defendidas por ERC-IU-ICV y UPyD contra la Ley de Navegación Aérea que el Gobierno aprobó en diciembre para dar respuesta a una sentencia judicial que podría suponer el cierre del aeropuerto de Madrid-Barajas, después de que el PSOE alcanzaran un acuerdo de última hora para que CiU y PNV retiraran las suyas y convenciera a los tres diputados de ERC para rechazar la enmienda de su propio grupo.

    Algunos regidores mostraron su malestar ante esta situación y, sobre todo, después de que en el Pleno de esta mañana, con el ministro de Fomento, José Blanco, a la cabeza, se hablara en varias ocasiones de una información en el diario 'ABC' sobre el riesgo que puede tener la fusión entre Iberia y British Airways si esta reforma no saliese adelante.

    Para el primer edil de San Fernando, Julio Setién, la reforma de la ley está hecha "ad hoc para las compañías aéreas y en contra de cualquier otro tipo de actividad económica y en contra de los vecinos, que son los que sufren la restricción de derechos", y destacó que lo que están planteando es que se establezcan las servidumbres "reales porque todas las anteriores eran mentira".

    "Hemos estado sufriendo, perjudicados por la gran mentira de AENA y Fomento durante todos estos años", indicó el alcalde, quien apuntó que lo que no puede ser es que se establezcan en un plazo de seis meses las zonas de afección de los vuelos, y que después de otros seis meses, la administración aeroportuaria decida cambiarlos de nuevo.

    Esto, a su juicio, provoca una "inseguridad jurídica" tanto para los vecinos que piensan en comprarse una casa por la zona como los empresarios que deciden invertir en los municipios. "Si hay que discutir el horizonte de máxima operatividad de Barajas, lo discutimos ahora, en los próximos seis meses, pero pasados estos, volver a crear nuevas (afecciones), crea una tremenda inseguridad jurídica", subrayó.

    Así, recordó que aunque el cumplimiento de la sentencia a favor de los vecinos de Ciudad Santo Domingo (Algete), que obliga a AENA a reducir los vuelos por la zona, es uno de los problemas que manejan, otro de los importantes es que, según está planteada la reforma, se "está hablando de incrementar las operaciones aeroportuarias cerca de un 36 por ciento".

    "Estamos hablando de una ley que prepara un incremento sin límites y arbitrario de las operaciones aeroportuarias", señaló, al tiempo que manifestó, en esta dirección, que ahora tendrán tiempo de hablar en la Comisión y explicarles a los diputados que, "además de los intereses de British e Iberia, también están los de 500.000 vecinos (afectados por Barajas) y de todos los que invierten en los municipios".

    PARTICIPACIÓN DE LOS ALCALDES

    Y es que el PP incidió hoy en que su voto a favor del texto quedaba "condicionado" al compromiso "básico" por parte del Grupo Socialista de permitir la comparecencia de todos los alcaldes de las localidades afectadas ante la Comisión de Fomento con carácter previo a la tramitación de la ley, "garantizando así que se defiende tanto el interés general como el de los particulares".

    Tras este pequeño cambio, los ediles como Setién esperan convencer a los responsables de redactar la Ley que ésta hay "que echarla para atrás y liquidar todos aquellos aspectos que tiene que reconocer los derechos existentes. "Todos los ayuntamientos afectados estamos ahí", apostilló.

    El que se mostró menos positivo fue el alcalde de Torrejón de Ardoz, Pedro Rollán, quien dijo que no tiene "muchos motivos para ser optimistas" y que lo único que cambia ahora es que los ayuntamientos tienen la oportunidad de dirigirse al Congreso, pero "queda mucho camino por recorrer".

    Además, desde el punto de vista de confianza en el Gobierno de la Nación, indicó que no tiene "ninguna", recordando que ya se pretendió llevar los cambios a través de la Ley Ómnibus en el Senado y que finalmente han tenido que encontrar una vía alternativa de urgencia. "(Nuestros sentimientos) no son nada halagüeños y mucho menos esperanzadores... aunque esperemos que al final se recojan y se respeten derechos fundamentales como el de la intimidad y el descanso de los vecinos", añadió.

    LA SITUACIÓN ES "INSUFRIBLE"

    En la misma dirección reconoció que en el momento en que se dé participación a los alcaldes y "donde se respete la declaración de impacto medioambiental", la ley se pueda mejorar notablemente. Asimismo, recordó que lo que está ocurriendo en Madrid ya ha ocurrido en otros aeropuertos de Europa y "ha sido una asignatura que se ha superado de una forma notable".

    "Estoy convencido que se puede encontrar el equilibrio entre el interés económico y el respeto a la intimidad de las personas", aclaró, al tiempo que insistió en que se legisla para garantizar el derecho de las personas, "no para pisotearlo". "El progreso de la aviación, de los intereses económicos y de las compañías aéreas no puede ir en detrimento de la pérdida de la calidad de vida", agregó.

    Así, ofreció a aquellos que han redactado la ley, a visitar su casa "para que comprendan lo insufrible que es el estar viendo como cada 30 segundos está despegando un avión, superando incluso los niveles de 100 decibelios". "Eso traducido al castellano, es que te duelen los oídos, que no puedes mantener una conversación y la calidad de vida desde el punto de vista medioambiental brilla por su ausencia", concluyó.

    La alcaldesa de Belvis, Carmen Ramos, quiso aclarar, por su parte, que aunque parezca que están a favor del cierre del aeropuerto de Barajas, su posición es más bien la contraria y quieren el "progreso" pero no por encima del "bienestar, la tranquilidad y la seguridad de los vecinos".

    "No queremos que haya parados", apuntó, al tiempo que criticó que el portavoz del PSOE en la Comisión de Fomento, Rafael Simancas, haya venido a comparar el ruido de los aviones con el de los autobuses. "En los ayuntamientos de IU también circulan autobuses y hacen ruido pero no es lo mismo que te esté pasando un avión con el tren de aterrizaje fuera justo por encima de la cabeza cuando estás durmiendo", consideró.

    Su solución radica en que se respeten las rutas, porque señaló que habrá menos afectados, y en que se den soluciones "reales" y se les defienda, una postura muy similar a la del alcalde de Cobeña, Eugenio González, que si bien explicó que su municipio es afectado pero en menor medida que otros porque los aviones no sobrevuelan el término municipal, indicó que tienen que haber nuevos sistemas de vuelo que los lleven todos los aviones.

    En este sentido, apostó por hacer desaparecer todos los aviones antiguos (que hacen más ruido) y por que los sistemas de navegación área marquen las rutas sin salirse de ellas. "Todo lo que vaya por ahí irá en beneficio de los pueblos", indicó, mientras se mostraba, como, por ejemplo, una de las rutas que pasa por San Fernando no debería hacerlo y, sin embargo, atraviesa todo el municipio.