15 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 14 de abril de 2016

    Uber se integra en Citymapper, la app de planificación de transporte

    Uber se integra en Citymapper, la app de planificación de transporte
    EUROPA PRESS

    MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Los usuarios de Citymapper, la app de planificación de transporte, ya pueden incluir uberX en sus rutas por Madrid, ha informado la empresa en un comunicado.

    Con un algoritmo único en el mundo, Citymapper integra por primera vez las redes de transporte público y coche, ofreciendo a los usuarios diversas opciones y combinaciones de tren, bus o metro con nuevas alternativas como BiciMAD (con disponibilidad y rutas de estación a estación), el servicio de carsharing Car2go o el propio Uber.

    Citymapper muestra en cada momento la mejor ruta para trasladarse del punto A al punto B, indicando los tiempos de viaje y la hora de llegada estimada. En el caso de las rutas combinadas de transporte público y Uber, el usuario puede comparar los trayectos con los del transporte público, ver el precio final del recorrido y modificar el número de alternativas de transporte a incluir.

    Los trayectos combinados con Uber resultan especialmente convenientes para aquellos ciudadanos que accedan desde el área metropolitana y quieran ahorrar tiempo en su último tramo, ya en Madrid, a un precio asequible.

    Un ejemplo: de Tres Cantos al Vicente Calderón el usuario puede viajar en la línea C4 de Cercanías hasta la parada de Sol y, desde allí, usar Uber en lugar del autobús y ahorrarse 20 minutos de trayecto. Si no tienen Abono Transporte, deberán comprar otro billete, ya que las tarifas de la red no están integradas.

    Multimodalidad - hacia una red integrada de alternativas de transporte público y privado Además de un problema de planificación urbana, el tráfico representa un grave problema de salud pública.

    El 95% de los españoles respira aire contaminado y Madrid es de las pocas ciudades europeas en las que se sigue incumpliendo el valor límite horario de NO21.

    El actual reto de las ciudades es el de dar respuesta a las crecientes necesidades de movilidad de la población apostando, a su vez, por la implementación de modelos más eficientes que aseguren un consumo de recursos sostenible y minimicen el impacto medioambiental.

    Los expertos en movilidad de todo el mundo coinciden en que es necesario acelerar el tránsito de las ciudades hacia las smart cities y en que la tecnología será la palanca de este proceso de transformación, tal y como apunta el informe 'Shared Mobility and the Transformation of Public Transit2', de la American Public Transportation Association (APTA)3.

    APTA predice en su estudio que sólo a través de la creación de una red sólida de opciones de movilidad las nuevas alternativas de movilidad digitales ayudarán a reducir el uso del vehículo privado y fomentarán el transporte público, que continuará siendo la red central de un sistema multimodal integrado4. Por su parte, aplicaciones como Uber han demostrado ya su contribución a este nuevo modelo urbano.

    La encuesta realizada por APTA a más de 4.500 ciudadanos de Estados Unidos indica que la gente que de forma habitual usa alternativas de transporte como el bikesharing, el carsharing o servicios de ridesharing como Uber tienden a usar menos su vehículo privado.

    De media, la gente que usa alguna de las nuevas alternativas de movilidad posee 1,05 coches por hogar, mientras que la cifra asciende a 1,5 para aquellos que no las usan.

    La cifra desciende hasta los 0,72 coches para aquellos ciudadanos que usan con mucha frecuencia las nuevas alternativas. Del mismo modo, un 18% de los usuarios de las nuevas alternativas afirma haber decidido no comprarse un coche y un 20% haberla pospuesto5.

    En ese sentido, Uber ha demostrado ser un complemento para el transporte público. En París, por ejemplo, más del 65% de los viajes con Uber empieza o acaban a 200 metros de las paradas de metro de la ciudad. En el caso de Viena, esa cifra se sitúa en el 39%6.

    El estudio de APTA sugiere que el ridesharing y el transporte público dan servicio a rutas diferentes y, por tanto, se complementan mutuamente. Además, los usuarios optan por servicios como Uber principalmente a partir de las 8 de la noche.

    Los datos de demanda de los servicios de ridesharing coinciden con los momentos del día o de la semana cuando la capacidad y disponibilidad horaria del servicio público es menor.

    Para leer más