4 de junio de 2020
23 de julio de 2008

AI pide que se revise el "arbitrario plazo de 2010" del TPIY para cerrar todos los casos del conflicto de los Balcanes

LONDRES, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha pedido la revisión del "arbitrario plazo de 2010" establecido por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) para cerrar todos los casos de violaciones de Derechos Humanos perpetradas durante el conflicto de los Balcanes y recordó que aún quedan casi 50 personas pendientes de proceso y que dos de los principales encausados, Ratko Mladic y Goran Hadzic, siguen huidos.

"El Consejo de Seguridad de la ONU debe revisar el arbitrario plazo de 2010 establecido por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia para cerrar los casos", afirmó la organización en un comunicado con motivo de la detención del ex presidente serbobosnio y presunto criminal de guerra Radovan Karadzic.

"De las 161 personas inculpadas por el Tribunal, han concluido los casos contra 115 y aún están pendientes de proceso al menos 46", prosiguió. Aparte, el ex jefe militar de los serbobosnios durante la guerra, el general Ratko Mladic, y el antiguo líder de los serbios de Croacia durante el conflicto de 1991, Goran Hadziz, "continúan huidos", añadió.

"El Tribunal debe contar con tiempo necesario para procesar todos los casos", advirtió, ya que, en caso contrario, el TPIY podría verse obligado a retirar las acusaciones por falta de tiempo para analizar todos los cargos e incluso a no considerar las apelaciones.

En tales circunstancias, los casos podrían ser trasladados a los tribunales nacionales de los países de la antigua Yugoslavia, en los que, según Amnistía, "la falta de voluntad política y las obstrucciones, en ocasiones deliberadas, constituyen un bloqueo a la investigación y a la persecución de los crímenes de guerra".

"Los casos de presuntos perpetradores de crímenes tan graves, como Ratko Mladic y Goran Hadzic, deben ser tratados en el Tribunal", manifestó Amnistía Internacional, que calificó de "importante victoria" la detención de Karadzic.