9 de abril de 2020
7 de enero de 2015

La ayuda "sigue siendo necesaria" en Haití, cinco años después del seísmo

La ayuda "sigue siendo necesaria" en Haití, cinco años después del seísmo
EUROPA PRESS

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Cruz Roja Española ha recordado que la ayuda "sigue siendo necesaria" en Haití, cinco años después del terremoto de 7,3 puntos en la escala de Richter que sacudió el país el 12 de enero de 2010 y dejó más de 200.000 muertos, 300.000 heridos y más de 1,5 millones de personas desplazadas de sus hogares.

   La organización ha invertido 44 de los 53 millones de euros recibidos de los españoles para ayudar a los habitantes del país a paliar las situaciones de peligro que se produjeron tras la catástrofe, especialmente en materia de saneamiento, distribución de agua potable, alimentos y artículos de primera necesidad, entre otras acciones.

   Además de la ayuda humanitaria, la organización ha desarrollado más de 60 proyectos para mejorar la situación de la población, tanto en materia de alojamiento como en desarrollo de medios de producción, construcción de escuelas (la última inaugurada el pasado mes de diciembre) e infraestructuras ligadas a la salud. También se ha invertido en formación a las familias para aminorar las consecuencias de futuros seísmos, según ha indicado Cruz Roja Española.

   Aún así, la organización ha insistido en la necesidad de continuar enviando ayuda al país caribeño para superar las dificultades derivadas del terremoto de 2010 y, especialmente, para combatir la pobreza. "La falta de infraestructuras y servicios, enfermedades como el cólera y los altos índices de contaminación son algunos ejemplos", asegura.

   De hecho, pese a que el establecimiento de suministros básicos fue una de las prioridades que establecieron tanto Cruz Roja como las organizaciones que se desplazaron al terreno tras el terremoto, "a día de hoy "se continúa trabajando para que la población tenga acceso regular al agua potable", según han explicado los responsables de la entidad.

   Junto con esta y otras tareas, se pretende empoderar a las comunidades para que sean capaces de actuar antes, durante y después de un desastre, así como continuar desarrollando las capacidades productivas de la población para que puedan valerse por sí mismos en términos económicos.

Para leer más