26 de junio de 2019
  • Martes, 25 de Junio
  • 11 de diciembre de 2015

    El Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales reivindica el papel de los bosques en la lucha contra el cambio climático

    El Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales reivindica el papel de los bosques en la lucha contra el cambio climático
    EUROPA PRESS

    MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales ha defendido el papel de los bosques en la mitigación del cambio climático y ha destacado que los montes españoles fijan el 37 por ciento de las emisiones anuales españolas de dióxido de carbono (CO2).

    Con motivo de la celebración en París de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, han apuntado que de acuerdo a los datos del Instituto de Investigaciones Agrarias (INIA) revelan que los bosques españoles acumulan algo más de 4.374 millones de toneladas de CO2, (sumando árboles y arbustos).

    En concreto, añade que la fijación neta de los bosques al año es de más de 120 millones de toneladas de CO2 (28,9% por las especies arbóreas y 8,1% por las especies arbustivas). Este dato representa el 37% del total de 325 millones de toneladas de CO2 que emite España a a la atmósfera.

    Por ello, defienden los bosques como "los mejores sumideros terrestres de carbono" y como unos "magníficos" aliados en la lucha contra el cambio climático por su capacidad para fijar CO2.

    De este modo, han reivindicado la gestión forestal como "esencial" para mitigar y adaptarse al cambio climático, la protección y preservación de los recursos hídricos, en la producción sostenible de biomasa como recurso energético y como material de construcción, en la conservación y mejora de la biodiversidad.

    Sin embargo, aunque son "parte de la solución", advierten de que también son los ecosistemas terrestres que más van a sufrir los efectos del cambio si no se incorpora a su gestión diaria el objetivo de adaptarlos a una mayor concentración de CO2 en la atmósfera.

    Los bosques son también fuente de emisiones de CO2 cuando se produce deforestación, incendios, plagas y enfermedades que provocan la muerte del árbol, fruto, en un altísimo porcentaje, de falta de gestión.

    En este contexto, el colectivo defiende que de la COP21 debe salir un compromiso económico con la gestión sostenible de los bosques para que sean parte de la solución y los efectos del cambio climático no los pongan en peligro.

    Además, reclaman que el acuerdo reconozca la fijación del CO2 de los bosques y su contabilidad en el mercado de las emisiones; una apuesta por el consumo de productos renovables, naturales y ecológicos como la madera, almacén de CO2 y la apuesta por energías limpias renovables como la biomasa forestal.

    Para leer más