20 de enero de 2020
  • Domingo, 19 de Enero
  • Sábado, 18 de Enero
  • Viernes, 17 de Enero
  • 5 de marzo de 2013

    CORR.- Presidente de Cáritas España alerta de que "la fractura social ya es una realidad"

    ((Esta noticia sustituye a la anterior por error en el cargo ya que se trata del secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora. Disculpen las molestias))

    CORR.- Presidente de Cáritas España alerta de que "la fractura social ya es una realidad"

    El secretario general de Cáritas Española alerta de que "la fractura social ya es una realidad"

    Asegura que "siempre hacen falta más voluntarios"

    MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

    El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, ha alertado de que hay una "fractura social muy grande" en España que "ya es una realidad" y ha recordado que en el último año las diferencias entre los más pobres y los más ricos aumentaron. En este sentido critica que hay quien "se preocupa por un posible estallido social" en lugar de "fijarse en lo que hay, que es la fractura social, y trabajar para construir y cohesionar la sociedad".

    En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Mora ha subrayado que, pese a todo, la cohesión social en España "sigue funcionando gracias al tejido familiar" y ha explicado que es un país con un índice de estallidos de violencia "muy bajo". No obstante, ha destacado la importancia de la familia como el "colchón principal de la crisis" y sustento de los desempleados y de quienes lo están pasando peor "tanto en lo material como en lo emocional y en los valores".

    Así, ha asegurado que "las políticas más eficaces son las políticas de apoyo a la familia" dado que, a su juicio, "juega un papel indispensable" creando "colchón y densidad social para soportar los envites de la crisis". Según Mora, "uno de los problemas más importantes para las personas pobres, después de las necesidades básicas, es la necesidad de escucha" y señala que "la crisis no afecta solo a lo económico sino que es también un problema antropológico que está erosionando la dignidad humana".

    También ha explicado también que "siempre hacen falta voluntarios" para colaborar con la labor de Cáritas en las distintas parroquias y ha invitado a los ciudadanos a "mirar de frente" a la injusticia y al sufrimiento, a "sentir la realidad" y a que "cada uno colabore como pueda con Cáritas o con otra organización".

    En este sentido, ha señalado la existencia de un "verdadero movimiento de solidaridad" con las personas que no tienen vivienda "tanto a nivel legislativo como a nivel concreto" y subraya que las comunidades autónomas y ayuntamientos han "cogido el estandarte de que no puede haber personas sin hogar" y de que "la justicia hay que defenderla desde las personas". También ha destacado que hay empresas, corporaciones y familias que están cediendo casas para "ponerlas a disposición de las personas más pobres".

    Asimismo, recuerda que en 2012 el presupuesto de Cáritas fue de 250 millones de euros a pesar de la reducción de la aportación de las Administraciones Públicas. Esto se debe a que aumentaron las aportaciones particulares hasta representar el 65 por ciento del total del presupuesto de la organización. Sin embargo, asegura que "queda mucho camino por recorrer" y recuerda al Gobierno que la vivienda "no es un capricho sino una necesidad primordial".

    Por otro lado, ha destacado que en España el problema de la vivienda es "muy intenso" y que no se limita a los desahucios sino que se manifiesta en "familias viviendo en infraviviendas, en problemas de hacinamiento, de chabolismo y de miles de personas viviendo en la calle". En este sentido, aplaude la admisión a trámite de la iniciativa legislativa popular para el establecimiento de unos mínimos para la reducción del problema de los desahucios así como los "primeros pasos" del Fondo Social de la Vivienda, del que forma parte el Tercer Sector.

    Además, ha señalado que otras de las necesidades básicas de las personas en situación de pobreza son la de comida, vestimenta, vivienda, calefacción y poder pagar la luz y el agua, entre otras. En este sentido, asegura que en el día a día le toca relacionarse con familias que "están sufriendo lo que no es deseable a ningún ser humano" entre los que destaca a "niños que sufren la pobreza, familias desestructuradas por tener que vivir en al calle o compartir piso con otras familias o abuelos a los que no les llega la pensión para mantener a sus hijos", y añade: "Es algo que no solo asombra sino que indigna".

    En relación al problema de desempleo, el secretario general ha señalado que, en 2012, la organización logró atender a un total de cerca de 70.000 personas, de las que unas 13.000 consiguieron trabajo. El protocolo de la entidad para la promoción del empleo consiste en el acompañamiento de la persona, en la formación "ad hoc" según el nicho en el que vaya a conseguir empleo, en al colaboración con empresas y, por último "generando empresas en sectores estratégicos a través de la economía de la gratuidad" para emplear a personas vulnerables".

    Así, asegura que en los próximos años la organización "impulsará la economía social" generando este tipo de empleos con los que acoger a las personas con más dificultades.

    Mora ha asegurado que, tras la crisis, no se producirá un retorno a la situación anterior, "muchos creen que tras el invierno viene la primavera, pero no es así". Así, asegura que la crisis no es "un paréntesis" sino que es un periodo en que se está "gestando" un nuevo modelo. Por ello, subraya la importancia de "rescatar lo bueno y desdeñar lo malo" del anterior.

    En este sentido, ha señalado la necesidad de poner a la persona "al centro de la vida política" en lugar de "la economía al centro y todo lo demás alrededor". Además, critica a quienes piden una política "económicamente realista" y asegura que "el sufrimiento de las personas es mucho más real que el realismo financiero, que es bastante virtual".

    Por ello ha pedido al Gobierno que "no reduzca las políticas sociales a mínimos en un momento de tanto sufrimiento" y recuerda las peticiones que las organizaciones del tercer sector han hecho llegar al ejecutivo entre las que se encuentran la aplicación de un 'Plan Especial de Lucha contra la Pobreza', la creación de una 'Ley del Tercer Sector' y que se agilicen los pagos de lo que los ayuntamientos y comunidades autónomas deben a estas organizaciones.