28 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

Dependencia.- El CERMI aplaude la reforma de la Ley de Extranjería porque "avanza" en la protección del colectivo

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) aplaudió hoy la reforma de la Ley de Extranjería (LOEX) porque "supone un avance en la protección de las situaciones de discapacidad que se produzcan en este grupo social" y alabó que los menores extranjeros que residan en España "tengan derecho a recibir el tratamiento, servicios y cuidados especiales que exija su estado físico o psíquico".

En este sentido, el organismo subrayó que esta modificación en la ley, "aunque no haga una referencia expresa, lleva implícita la posibilidad del reconocimiento oficial del grado de discapacidad". Según explicó, se trata de un requisito "indispensable" para poder acceder a los servicios especializados de los que, hasta ahora, sólo disfrutaban los menores en situación regular en España.

Asimismo, consideró "importante" la sustitución del término 'incapacitado', que figuraba en el texto vigente de dicha Ley, por el de persona, hijo o mayor 'con discapacidad'. En opinión del comité, desde un punto de vista jurídico, hablar de 'incapacidad' tiene una significación "poco nítida" que podría contribuir a cierta inseguridad jurídica; mientras que, con este cambio, "se facilitan los reagrupamientos familiares de personas con discapacidad".

Por otra parte, destacó la nueva posibilidad de que los progenitores que no cuenten con un permiso de residencia de larga duración puedan ejercer el derecho de reagrupación cuando tengan a su cargo a hijos menores de edad con discapacidad, siempre y cuando no estén capacitados para mantenerse por sí mismos a causa de su estado de salud.

El CERMI (www.cermi.es) es la plataforma de representación, defensa y acción de los ciudadanos españoles con discapacidad, más de tres millones y medio de personas, más sus familias, que conscientes de su situación de grupo social desfavorecido, deciden unirse, a través de las organizaciones en las que se agrupan, para avanzar en el reconocimiento de sus derechos.