16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 27 de junio de 2019

    España redujo su ayuda al desarrollo 5 veces más que ningún otro país donante en el último decenio

    España redujo su ayuda al desarrollo 5 veces más que ningún otro país donante en el último decenio
    Campo de desplazados de Mingkaman, Sudán del SurPABLO TOSCO/OXFAM INTERMÓN - ARCHIVO

       El estudio subraya que España "está a la cola" de los donantes de la OCDE en cuanto a su aportación de ayuda

       MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

       España ha reducido en el último decenio su ayuda al desarrollo hasta cinco veces más que ningún otro país miembro del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE. En 2018, la ayuda al desarrollo de España ha sido de 2.186 milones de euros, un 0,20% de la Renta Nacional Bruta, por debajo del porcentaje de 1990, según el informe anual 'La Realidad de la Ayuda' de Oxfam Intermón.

       Por ello, la organización ha destacado que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es una "gran oportunidad" para España y ha pedido establecer que sitúe la cooperación en el promedio europeo del 0,5% al término de la legislatura, como se han comprometido partidos como PSOE y Unidas Podemos en sus programas electorales.

       Para Oxfam Intermón el balance de la década "es muy negativo", ya que, mientras que la tendencia de los de los donantes miembros del CAD en este periodo ha sido positiva con un incremento total del 24,5%, en España la ayuda al desarrollo ha tenido un descenso acumulado del 55,7% entre 2008 y 2018, el dato "más negativo" del conjunto de los miembros del CAD-OCDE y "único descenso" en la Unión Europea.

       El estudio subraya que España "está a la cola" de los donantes de la OCDE en cuanto a su aportación de ayuda, solo por delante de Estados Unidos y los países de Europa del Este, y lejos de la media de los donantes del CAD, con el 0,31%. Más aún de la europea con un 0,47%, y con países como Dinamarca y el Reino Unido uniéndose ya al club del 0,7%.

       En este contexto, el responsable de financiación al desarrollo de la ONG y autor principal del informe, Jaime Atienza, ha señalado que el último decenio ha dejado a España como "un actor internacional con poco peso, limitado a aportaciones casi siempre simbólicas en las iniciativas globales en favor del desarrollo"

       La Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, asumidos por España, aúnan, según ha añadido Atienza, el "deber ético y solidario en la lucha contra la pobreza y la desigualdad". "El vacío creado por el papel de EEUU y el Brexit, abren a España la posibilidad de ser un socio referente en el futuro de la UE, co-liderando con Francia y Alemania su política de desarrollo y ayuda internacional", ha precisado.

       El informe apunta que la mayor parte de los montos que España dedica a ayuda son contribuciones obligatorias tanto a la UE como a los organismos financieros internacionales de los que forma parte y que "solo la aportación a la UE absorbe cerca del 50% de la ayuda al desarrollo año tras año". Dentro de esta ayuda se contabiliza también el coste de la atención a las personas refugiadas en España, que ha superado el 10% de la ayuda total en el último año con un monto de 230 millones de euros.

       Sobre la partida destinada a ayuda humanitaria, el estudio resalta que es "esencial" para responder al sufrimiento provocado por los conflictos, el cambio climático y los desastres naturales.

    DESCENSO DEL 80% DE LA AYUDA HUMANITARIA

       En el período que va de 2008 a 2017, la ayuda humanitaria acumula un descenso del 81,4% (de 298 millones de euros a 51 millones de euros), mientras las necesidades humanitarias reflejadas en los llamamientos de Naciones Unidas se han más que triplicado (de 7.200 millones de dólares a más de 25.000 millones de dólares) fruto del aumento de los conflictos, especialmente en África y Oriente Medio.

       Asimismo, se ha alcanzado el pico en el desplazamiento forzoso de personas, tanto internos como internacionales, con 70,2 millones de personas en 2018, según ACNUR.

       El informe destaca como "buena noticia" que la cooperación descentralizada inició en 2015 su recuperación y que en 2017 "continuó aumentando por tercer año consecutivo", incrementando de media un 12% respecto al año anterior.

       Para entender esta subida, la investigación indica que las comunidades autónomas "son fundamentales" ya que destinaron a la ayuda al desarrollo casi un 25% más, mientras que las entidades locales lo redujeron en casi un 12%. A la cabeza en cuanto a su contribución a la cooperación son País Vasco, Andalucía y Cataluña.

       "Es esencial que España tenga un papel relevante en el mundo como un país que defiende los Derechos Humanos, incluyendo los de las personas que se desplazan forzosamente, la lucha contra la discriminación de género, así como liderar la lucha global contra la desigualdad", ha señalado Atienza.

       En esta línea, la organización propone al nuevo Gobierno medidas para llevar a cabo en los primeros 100 días, aprovechando además la celebración de la Asamblea de Naciones Unidas en septiembre de este año. Entre ellas, destaca la petición de anunciar ante la Asamblea General una aportación extraordinaria de 200 millones de euros para la acción humanitaria en las principales emergencias como las de Yemen, Siria y el Territorio Palestino, así como en las crisis olvidadas del continente africano. También para contribuir al Fondo Global contra el VIH, la malaria y la tuberculosis.

    CREAR UNA VICEPRESIDENCIA DE DESARROLLO SOSTENIBLE

       Asimismo, propone una reestructuración institucional que asegure la implantación de la Agenda de Desarrollo Sostenible, en España, en los países más vulnerables y en la arena global, con la creación de una Vicepresidencia de Desarrollo Sostenible, que tendría una función coordinadora e impulsora de dicha Agenda para el conjunto del Gobierno y contaría, entre otros órganos, con una Secretaría de Estado de Cooperación para los ODS (SECODS).

       Esta reestructuración también contemplaría el fortalecimiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo -AECID- y el avance hacia la creación de un Banco de Desarrollo como pilares de un sistema que se sitúe en vanguardia, y que funcione como un grupo de instituciones con funciones diferenciadas pero una dirección única.

       El informe contempla otras actuaciones que debe afrontar España, como el apoyo a los países de renta media mediante medidas que reduzcan la desigualdad y que luchen contra el cierre de espacios a la sociedad civil y la vulneración de Derechos Humanos.

       Oxfam Intermón considera necesario asegurar una coherencia de políticas para el desarrollo, que suponga una apuesta clara de reducciones de CO2 para luchar contra la emergencia climática y la inversión en el Fondo Verde; frenar la venta de armas a países que se utilizan para violar los Derechos Humanos; la promoción de una fiscalidad internacional que luche contra la evasión y elusión fiscal que roba recursos a los países en desarrollo; o contribuir a la búsqueda de soluciones a los crecientes problemas de deuda en el continente africano.

    Para leer más