17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • Viernes, 14 de Junio
  • 1 de octubre de 2015

    FADSP avisa a Sanidad de está haciendo el "ridículo" con los inmigrantes irregulares

    MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADPS), Marciano Sánchez Bayle, ha avisado de que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está haciendo el "ridículo" por seguir manteniendo la retirada de la asistencia sanitaria a los inmigrantes en situación irregular, cuando en 12 de las 17 comunidades autónomas ya se les está atendiendo.

    Durante la presentación del informe 'La Sanidad Pública en las próximas elecciones generales', realizado por la FADPS, Sánchez Bayle ha asegurado que no derogar el Real Decreto o, por lo menos, la medida que establece la exclusión de la atención en las consultas de Atención Primaria a este colectivo, cuando no se está aplicando en la mayoría de las comunidades, es "no querer reconocer que se equivocaron".

    "El Ministerio está haciendo el ridículo. Mantener una medida que ya no se aplica en la mayoría del territorio es no querer reconocer que se equivocaron de una manera clarísima cuando pusieron en marcha esta exclusión que era injusta, inhumana y que era muy negativa desde el punto de vista sanitario y que además no tenía ningún efecto positivo", ha recalcado el portavoz de la FADSP.

    De hecho, una de las medidas propuestas en el informe para el Gobierno que salga elegido de las próximas elecciones generales es derogar el Real Decreto 16/2012 y recuperar, "de forma inmediata", la universalidad del derecho a la asistencia sanitaria. Además, abogan por modificar la Constitución para incorporar los derechos a la protección de la salud y a la asistencia sanitaria en la sección primera o segunda del Capítulo 2.

    Por otra parte, en el trabajo realizado por la FADSP se detalla la necesidad de suprimir a efectos sanitarios las mutualidades de funcionarios (MUFACE, MUGEJU e ISFAS) e integrarlas en el Sistema Nacional de Salud (SNS); reformar la Ley General de Sanidad para establecer los contenidos y las condiciones básicas para prestar en España una asistencia sanitaria universal, accesible, amplia y pública; y derogar el artículo 90 de la misma para poder revertir al sistema sanitario los centros y servicios privatizados.

    Incluir la salud laboral en el sistema sanitario público; incrementar la financiación un punto más del PIB; separar el dinero destinado a la sanidad, del destinado a otras competencias; reforzar los fondos de cohesión entre comunidades autónomas; no implantar nuevos copagos o tasas; eliminar las desgravaciones fiscales por la contratación de seguros de asistencia sanitaria privada, tanto de las empresas como de particulares; potenciar la Agencia Única de Compras; y favorecer las medidas destinadas a mejorar la prescripción farmacéutica y los excesos en el consumo de medicamentos, son otras de las propuestas realizadas por la FADSP.

    PIDE CREAR UNA TARJETA SANITARIA ÚNICA PARA TODA ESPAÑA

    Del mismo modo, el informe subraya la importancia de crear una tarjeta sanitaria única en todo el territorio español; aumentar el papel del Consejo Interterritorial del SNS; aprobar el Plan Integrado de Salud; articular y potenciar los centros de referencia supracomunitarios; garantizar el carácter público de los servicios sanitarios; e incrementar la capacidad resolutiva de la Atención Primaria y favorecer la utilización a pleno rendimiento de los hospitales.

    Otras medidas señaladas por la federación pasan por crear una agencia de evaluación de tecnologías sanitarias del SNS; evitar acuerdos entre la Administración y las compañías farmacéuticas que supongan compromisos de gasto por parte del SNS; profesionalizar la gestión y desvincularlas de los ciclos políticos; recuperar las dotaciones de personal previa a los recortes; promover la estabilidad en el empleo y las remuneraciones justas; favorecer el desarrollo de las carreras profesionales y la variedad en los itinerarios de dedicación; mejorar la formación postgraduada; e incorporar a la Universidad la Atención Familiar y Comunitaria.

    Finalmente, la FADSP aconseja establecer un sistema de información sanitaria con indicadores homogéneos en todos los servicios de salud; hacer pública la evolución de las listas de espera de forma continuada; desarrollar órganos de participación y control social y profesional; incluir las líneas básicas de una estrategia de promoción de la salud; y proporcionar recursos públicos para la investigación y desarrollo, independientes de las multinacionales farmacéuticas y tecnológicas.

    "La supervivencia del SNS exige revisar, y rectificar, determinadas tendencias hegemónicas de los últimos años. El Gobierno que salga puede que necesite pactos para gobernar y nosotros creemos que son prioritarios los acuerdos para mejorar la sanidad pública y las políticas sociales", ha recalcado Sánchez Bayle, para zanjar reconociendo la dificultad que existe para alcanzar un pacto de estado por la sanidad por la disparidad de opiniones que los diferentes partidos políticos tienen respecto al SNS.