23 de octubre de 2020
13 de enero de 2010

Haití.- El terremoto libera energía equivalente a la explosión de 200.000 kilos de dinamita, según expertos

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El terremoto de magnitud 7 en la Escala Richter, registrado a las 21.53 horas de la noche de ayer a 15 kilómetros de Puerto Príncipe, la capital de Haití, liberó una energía equivalente a la explosión de 200.000 kilos de trinitrotolueno (dinamita), según expertos en Geología.

Así, el presidente de Geólogos del Mundo, la ONG del Colegio Oficial de Geólogos de España, Ángel Carbayos, explicó a Europa Press que la energía que se libera en un seísmo de esta magnitud provoca unos efectos devastadores y esos daños sobre las personas, los objetos y las construcciones sería precisamente el concepto de intensidad de un terremoto.

"Este terremoto tiene un asunto fastidioso y es que el epicentro está muy cerca de la capital, por lo que las ondas llegan con más intensidad, causando numerosos destrozos. Un seísmo de 7 grados en la escala Richter provoca destrucción masiva, con deslizamiento de terrenos que sepultan cualquier población", apostilló.

Concretamente, señaló que el movimiento sísmico se produjo a una profundidad de 10 kilómetros bajo la superficie por el choque de las placas tectónicas del Caribe y de Norteamérica que "se están moviendo continuamente y muy lentamente". Sin embargo, indicó que "no son frecuentes terremotos de tal envergadura desde hacía varias décadas en esta zona", a pesar de que es un área con gran actividad.

Carbayos precisó que Haití está sumido en un sistema de fallas bajo el mar que está al norte de Haití y otro que está al sur, y que ambas "están trabajando". En ese sentido, apuntó que el sismo ha generado ya un par de réplicas, una de ellas 7 minutos después (a las 22.00 horas) con una magnitud de 5,9 grados, y una segunda de 5,5 grados en la escala Richter, doce minutos después de la primera (22.12 horas). Además, añadió que, tras ese "punto álgido" las placas siguen chocando, aunque son terremotos de magnitud e intensidad más reducida.

"Los hombres tenemos la capacidad de prevenir y buscar soluciones antes de que se produzcan problemas", aseguró el presidente de Geólogos del Mundo que manifestó el interés de la ONG de "hacer algo" para trabajar en Haití en la post-emergencia, realizando estudios para ver cómo ha ocurrido todo y con el fin de prevenir los distintos riesgos geológicos.

Por su parte, el investigador titular en Peligrosidad y Riesgo Geológico del Instituto Geológico Minero de España (IGME) Joaquín Mulas, insistió en que éste ha sido un terremoto "bastante importante" y que además de las numerosas víctimas mortales aún sin cuantificar parece que hay numerosos edificios destruidos porque "la vulnerabilidad" en la edificación en el país más pobre de América es muy alta. "Las víctimas aumentan y parece que ha sido un terremoto muy dañino", lamentó.

En cuanto a los aspectos geológicos, subrayó que en éste área se producen movimientos sísmicos "de cierta importancia cada cierto tiempo" y, aunque reconoció que la probabilidad de ocurrencia es "difícil de determinar", ésta es una zona "conocida por fenómenos" de estas características.

LA PREVENCIÓN, FUNDAMENTAL PARA EL FUTURO

También, destacó que se trata de un terremoto muy superficial (a 10 kilómetros de profundidad) por lo que "cuanto más en superficie más dañino es y viceversa". En esta zona del Caribe, Cuba, Santo Domingo, Costa Rica, El Salvador, etcétera, han sufrido importantes terremotos a lo largo de su Historia, solo que, en su opinión, "se miden desde hace muy poco tiempo en comparación con los tiempos geológicos".

Mulas recordó que a pesar de todas las "incertidumbres" en zonas activas geológicamente siempre hay "periodos de retorno" por lo que, en su opinión, las "únicas maneras de atajar los efectos" son las medidas preventivas, tales como estudiar lo que se puede hacer, aplicar las normas antisísmicas y prepararse para un futuro terremoto.

En la misma línea, el investigador titular en Geología Estructural del IGME, Javier Escuder, detalló sus trabajos en República Dominicana, el país con que Haití comparte la isla de La Española, dentro del Programa SYSMIN financiado con fondos de ayuda al desarrollo de la Unión Europea por el que se están realizando mapas geológicos, morfológicos y de riesgo en la mitad oriental de la isla.

Bajo su experiencia, precisó que en la isla hay una fricción entre la falla de Enriquillo (un lago fronterizo entre Haití y República Dominicana) que tiene un movimiento horizontal donde el bloque norte se mueve hacia el oeste, y el sur hacia el este. "Esto se produce esporádicamente, pero estas placas se mueven a un ritmo de 20 milímetros al año, que ya es un movimiento importante", valoró.

"La parte haitiana no ha sido objeto de estos proyectos hasta el momento porque no se daban las condiciones de seguridad y estabilidad par trabajar allí. La inseguridad es total, pero ha habido conversaciones para investigar en la zona fronteriza con Haití. Sería muy deseable que éstos proyectos se puedan hacer allí en el futuro", deseó.

Por otro lado, estos expertos coincidieron en que desde el punto de vista sismogenético "España es diferente" pero, según Mulas también en este país podrían producirse terremotos destructivos, aunque "mucho más espaciados" en el tiempo.

A ese respecto, Carbayos recordó que en la falla de las Azores se registró un terremoto más intenso incluso que el de anoche en Haití en 1755 y que provocó la destrucción de Lisboa al originar un 'tsunami' gigante con olas de 7 metros. Esos registros, según incidió, sirven para hacer en la actualidad los estudios de resistencia de materiales de construcción en España.

Finalmente, recordó que en la zona de Alborán, hay continuamente miniterremotos de entre 3 y 4 grados de magnitud en la Escala Richter, y que en Granada, Galicia y el Cantábrico también hay fallas activas.