9 de marzo de 2021
18 de diciembre de 2009

La iluminación navideña con bombillas LED reduce el consumo eléctrico, es más segura y no emite calor, según expertos

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La iluminación navideña que utilice las nuevas bombillas de tecnología Diodo Emisor de Luz (LED) no sólo contribuye a reducir el consumo eléctrico, sino que ha demostrado ser mucho más segura ya que no tiene riesgo de cortocircuito con el agua ni queman al contacto con la piel, además de no emitir calor asociado a la luz, según indicaron expertos de la Cátedra Lledró-Universidad Europea de Madrid (UEM).

Según explicó el coordinador de la cátedra, José Luis Candía, "la seguridad que proporcionan es un aspecto a tener muy en cuenta, especialmente en aquellos hogares donde hay niños", ya que, por sus características, "hace que no dañe por decoloración ni por riesgo de fuego el mobiliario donde se instalan".

A estas ventajas de seguridad, la directora de la cátedra y del máster universitario en Edificación Eficiente y Rehabilitación Energética y Medioambiental que se impartirá a partir de 2010 en el Centro Superior de Edificación, Susana Moreno, añadió las derivadas del ahorro energético y consumo. "Se estima que una bombilla de estas características consume un 50 por ciento menos que una convencional, por lo que en tres años el consumidor recupera la inversión realizada".

En este sentido, la vida media de una LED es de 50.000 horas (usándola ocho horas diarias pueden durar hasta trece años), por lo que en opinión de Candía, aunque haya que invertir "algo más de dinero" en adquirirlas, "a medio-corto plazo dan un retorno muy rápido de la inversión".

ECOLOGÍA Y ESTÉTICA TAMBIÉN EN EL HOGAR

Las pasadas navidades se emitieron un total de 15.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, por lo que Moreno indicó que "actualmente existe una necesidad e interés social por la búsqueda de la eficiencia energética y la sostenibilidad medioambiental, en la que el diseño debe estar íntegramente unido". Asimismo, aseguró que "la iluminación representa un papel muy importante tanto para la reducción de consumos como en los beneficios que supone para la salud y el hogar no puede quedar fuera de este contexto".

Y es que, apuntó, "además de ser más ecológico, a nivel estético la aplicación de las nuevas tecnologías de iluminación permite una gran variedad de posibilidades", o tal y como apuntó Candía, "una iluminación más artística".

"Al existir versiones color RGB (rojo, verde, azul, en sus siglas en inglés) permite lacrear escenas con colores más saturados e intensos; además, el usuario tiene opción de poner un color a una hora determinada y programarlo para que vaya cambiando, sin limitaciones". Igualmente, añadió Candía, "se pueden encender y apagar tantas veces como se desee, sin que ello suponga un deterioro de la fuente de iluminación".

Finalmente, "las luces son un catalizador del sentimiento navideño ya que generan una atmósfera emocional de alegría que las últimas generaciones han compartido desde la infancia", concluyeron Moreno y Candía.