24 de enero de 2020
  • Jueves, 23 de Enero
  • 25 de febrero de 2013

    Miembros de la Plataforma Stop Desahucios abandonan su protesta en las dependencias de Servicios Sociales en La Coruña

    Piden la dimisión del concejal Miguel Lorenzo por su actuación en este caso

    LA CORUÑA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Miembros de la Plataforma Stop Desahucios han abandonado el encierro que mantenían en las dependencias de Servicios Sociales en A Coruña, y que se ha prolongado durante unas seis horas, para exigir una reunión y una vivienda "digna" para Aurelia Rey, la octogenaria cuya orden de desahucio se ha paralizado tras alcanzar un acuerdo con los propietarios del piso de alquiler donde reside.

    Tras el encierro, los participantes en el mismo han pedido la dimisión del concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo, al que han vuelto a recriminar su actuación en relación con el caso de Aurelia "y de otras Aurelias", han señalado en referencia a los desalojos que se producen en la ciudad.

    Así lo ha manifestado a Europa Press Adolfo Naya, uno de los participantes en la protesta, que se inició después de que miembros de la Plataforma Stop Desahucios decidiesen trasladarse a las dependencias de Servicios Sociales, desde la casa de Aurelia Rey, tras hacerse pública la decisión de suspender su desalojo.

    Su intención era que les recibiese algún responsable del área de Servicios Sociales. Al no hacerlo, acordaron mantener su encierro hasta que se les diese fecha para una reunión.

    AMPLIO DESPLIEGUE POLICIAL

    Su decisión de permanecer en las dependencias municipales originó un amplio despliegue policial, por parte de agentes de la Policía Local y con la presencia de dos vehículos de la Policía Nacional al mediodía.

    De hecho, los agentes llegaron a impedir el acceso al inmueble a todas aquellas personas ajenas al mismo. Esta situación se ha mantenido hasta que, sobre las 17.00 horas, los miembros de la Plataforma Stop Desahucios, a los que se unieron también ediles del Grupo Municipal del BNG en el Ayuntamiento de A Coruña como su portavoz, Xosé Manuel Carril, decidieron abandonar la protesta.

    A su salida, Adolfo Naya ha indicado que lo han hecho porque "no teníamos agua ni nos dejaban ir al baño". Además, ha recalcado que su intención no era "ocupar" las dependencias de los Servicios Sociales, en las que se congregaron una veintena de personas, sino solicitar una reunión para reclamar una vivienda para Aurelia.

    DENUNCIAS

    Asimismo, ha explicado que por parte de la Policía local se les comunicó que estaban incurriendo en hasta tres delitos, entre ellos el de desobediencia, y que también se les había transmitido que la protesta no era "un problema político, sino policial", ha precisado.

    Ante esta situación y porque no querían "otro tipo de altercado", ha manifestado que optaron por abandonar su protesta aunque sin renunciar a la convocatoria de "algún tipo de acción" próximamente.

    "No puede ser que se laven las manos", ha recalcado este portavoz, quien no ha descartado que, al menos a las dos personas que actuaron como representantes de la plataforma y a las que se identificó, se les denuncie tras el atestado que la Policía Local les comunicó que abrirá por estos hechos.