5 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

La ONU alerta de una catástrofe humanitaria en Sudán del Sur si la violencia continúa

NUEVA YORK, 5 Mar. (Reuters/EP) -

El coordinador humanitario de Naciones Unidas en Sudán del Sur, Toby Lanzer, ha advertido de que si los enfrentamientos en el país impiden a los civiles mantener sus cosechas durante los tres próximos meses podría tener lugar un desastre humanitario.

"Ahora mismo lo que el pueblo de Sudán del Sur, lo que los civiles necesitan es poder llevar a su ganado a pastar y ocuparse de sus tierras", ha asegurado Lanzer. "Si lo hacen, entonces el pueblo se ayudará a sí mismo una barbaridad a enfrentar esta abominable situación", ha añadido.

No obstante, ha alertado de que las perspectivas de la situación humanitaria son muy graves si la violencia continúa, algo que es altamente probable en algunos de los estados clave que, además, cuentan con mayores tasas de inseguridad alimentaria y probabilidades de inundaciones.

Lanzer ha afirmado que más de 3,7 millones de personas cuentan con un suministro de alimentos muy inseguro, una cifra que se ha triplicado desde que estallaron los enfrentamientos el pasado mes de diciembre.

"Si esta gente se pierde la temporada de la siembra (...) creo que es justo decir que será una catástrofe", ha alertado. "No ahora, no el próximo mes, pero a finales de este año podría haber una gran hambruna si el pueblo no puede mantener sus cosechas".

Aunque las partes del conflicto declararon un alto el fuego el pasado 23 de enero, los enfrentamientos continúan en muchas zonas del país. Por eso, Lanzer ha pedido que cesen las hostilidades de forma real durante los meses de marzo, abril y mayo.

El conflicto del país más joven del mundo estalló en diciembre entre las tropas leales al presidente del país, Salva Kiir, y los soldados que respaldan al exvicepresidente Riek Machar. Desde entonces, miles de personas han perdido sus vidas.

Algunos países de África Oriental están considerando desplegar a sus fuerzas en Sudán del Sur para conseguir que se mantenga el frágil alto el fuego acordado por las dos partes del conflicto, según informó la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo, conformada por Yibuti, Eritrea, Etiopía, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Kenia y Uganda.

AYUDA INTERNACIONAL

Los enfrentamientos se han extendido hacia el norte del país después de que los rebeldes tomaran la capital provincial, Malakal, el pasado enero, aunque Yuba ha asegurado que sigue manteniendo el control de los campos petroleros.

La Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) ha estado albergando en sus bases a cerca de 85.000 civiles que han huido de sus hogares intentando alejarse del conflicto, aunque Lanzer considera que esa cifra podría haberse reducido hasta los 75.000.

Lanzer se ha dirigido a todos los estados miembro de la ONU este martes para pedir que aceleren el desembolso de las donaciones internacionales. El pasado mes de enero, todos los países se comprometieron a entregar cerca de 1.270 millones de dólares para ayuda de emergencia en el país, de los que sólo se han entregado hasta ahora 300 millones.

Para leer más