21 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Piden la intervención de la Fiscalía en la retirada "por error" de la custodia de un niño por presuntos malos tratos

Los últimos informes apuntan a que el menor podría padecer 'la enfermedad de los huesos de cristal', lo que explicaría las fracturas

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación del Defensor del Paciente pidió hoy la intervención del fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, en la retirada "por error" de la custodia de un niño de tres años a sus padres, a los que acusaron de someter el pequeño a malos tratos, debido a que había acudido varias veces al hospital Gregorio Marañón con fisuras, pero sin marcas ni señales.

La organización que preside Carmen Flores afirmó que antes de quitarle la tutela del menor, el matrimonio mostró al jefe de traumatología del Hospital de la Princesa un informe de la madre, que padece una enfermedad ósea no determinada, para ver si tenía relación con los problemas de su hijo.

Tras analizar los documentos, el médico dijo a los afectados que el expediente de retirada de custodia "ya estaba en marcha", pero que si el centro se había equivocado rectificaría y pediría disculpas. "Este no es un caso aislado y aunque abogamos por un control exhaustivo para evitar malos tratos, se debe realizar también la comprobación de que se han producido, ya que el daño psicológico y moral puede ser irreversible", indicó la asociación.

La solicitud de investigación del caso realizada por El Defensor del Paciente viene acompañada de una carta en la que la abuela del niño que se ha visto inmerso en el proceso relata la "desesperación" de los padres por recuperar a su hijo y demostrar que "son inocentes".

La mujer señala que el pasado 24 de septiembre fue retirada la tutela del pequeño a sus padres, quienes fueron acusados de malos tratos por el jefe de Traumatología del Hospital Gregorio Marañón por haber acudido con el niño varias veces por fisuras, sin marcas ni señales.

CENTRO DE MENORES

Según la abuela, los médicos solo practicaron dos radiografías al niño, le miraron el fondo de ojo y comprobaron "que no había lesión alguna". "Desde el día 24 de septiembre, el niño estuvo en el Centro de Menores Clara Eugenia con el consiguiente perjuicio emocional que una acción así representa para el menor", advirtió.

A pesar de todas las complicaciones, los padres consiguieron recuperar la custodia de su hijo al mes siguiente "al demostrarse que no hubo malos tratos y que fue un error el procedimiento iniciado en el Hospital Gregorio Marañón".

"Ante la precipitación y la mala práctica médica en la sección de traumatología del citado Hospital Infantil y la prepotencia y falta de diálogo del Jefe de Servicio, sus padres se vieron obligados a contratar una póliza privada con la Aseguradora Sanitas", mantuvo la mujer, quien añadió que, actualmente, el pequeño se encuentra ingresado en el Hospital de La Zarzuela por haber padecido de nuevo de una rotura en una pierna al resbalar jugando.

SEGUNDA RETIRADA DE CUSTODIA

Sin embargo, la situación se complicó cuando el pasado 16 de noviembre funcionarios de la Comunidad de Madrid se personaron en el domicilio de los padres del pequeño para comunicarles que nuevamente les iban a retirar la tutela del menor una vez que éste reciba el alta hospitalaria.

"Comprendan la desesperación de estos padres cuando han tenido que acudir a la sanidad privada y ven que se vuelve a repetir la misma pesadilla: les quitan al niño, la criatura sigue traumatizada en el Centro de Acogida y todo vuelve a empezar de nuevo, lo que ya es insufrible para esta familia", suplicó la abuela del menor.

La mujer también destacó que a la vista de los últimos análisis practicados al niño, lo más posible es que padezca osteogénesis imperfecta, la denominada 'enfermedad de los huesos de cristal', motivo que, según dijo, es "más que suficiente" para demostrar que tiene mucha probabilidad de frecuentes roturas.