25 de mayo de 2020
18 de diciembre de 2008

Red Europea contra Racismo advierte de que "la intolerancia crece en España" y "los más vulnerables lo pasarán fatal"

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La delegación española de la Red Europea contra el Racismo (ENAR, por sus siglas en inglés), advirtió hoy de que "la intolerancia está creciendo en España" impulsada por la crisis económica y la percepción en ciertos sectores de una "crisis social", por lo que "si no se ponen en marcha buenas políticas de integración, los más vulnerables lo van a pasar muy mal".

En rueda de prensa, representantes de algunas de las ONG que componen ENAR, como Sos Racismo, Movimiento contra la Intolerancia o la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, presentaron un informe sobre "la lucha contra el racismo y la intolerancia en España" del que se desprende que esta materia "no ha sido tratada en ningún momento por la clase política" nacional.

Según explicó el portavoz de SOS Racismo, Javier Ramírez, "si bien España trabaja mucho en el control de la inmigración, no tiene hoy día ninguna política contra el racismo" y mientras las distintas administraciones desembolsan fondos para programas de integración, su discurso político "es velada o abiertamente racista y xenófobo".

Para la organización, la "prueba" de que España no está comprometida contra la discriminación está en la no ratificación de la Convención de la ONU sobre los derechos de los trabajadores migrantes y sus familias y en la falta de desarrollo de la directiva europea que insta la creación de una institución específica de lucha contra el racismo.

GRUPOS RACISTAS

Por ello, reivindica "una política de integración que no apague fuegos, sino que reconozca derechos de ciudadanía y luche contra la discriminación, el racismo y la intolerancia", apoyada por instituciones "eficaces", como una fiscalía específica para abordar estos asuntos "que pueda actuar de oficio" en defensa de los colectivos vulnerables.

En opinión de la secretaria técnica de Movimiento contra la Intolerancia, Montse Moreno, la falta de estas herramientas ha provocado que sólo este año, "en más de 200 municipios españoles ha habido manifestaciones de grupos neofascistas y neonazis" que organizaron "concentraciones y movilizaciones" divulgando su ideología.

En este sentido, Moreno abordó la situación de la Comunidad Valenciana, que tildó de "polvorín" por la proliferación de grupos de extrema derecha. "Están creciendo, rodeándose de un discurso populista asqueroso. Para estos grupos los inmigrantes sobran (...) y como no haya buenas políticas de integración, la conflictividad va a ser muy grave", señaló.