28 de marzo de 2020
18 de agosto de 2008

Seis jóvenes voluntarios europeos trabajan en la Fundación para la Conservación del Buitre Negro

PALMA DE MALLORCA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Seis jóvenes procedentes de distintos países de la Unión Europea realizan tareas de mantenimiento de los buitres negros en la finca que la Fundación para la Conservación del Buitre Negro (BVCF) tiene en Campanet, además de ayudar al control y vigilancia de los nidos de estas aves en la Sierra de Tramuntana, enmarcado en un programa europeo.

Los chicos, de entre 18 y 30 años, tienen perfiles laborales distintos, que van desde biólogos o veterinarios a licenciados en Bellas Artes o cocineros. Estos voluntarios son originarios de Francia, Irlanda, Montenegro, Serbia, República Checa y Macedonia.

Mediante comunicado, el director de la BVCF, Juan José Sánchez, aseguró que es una experiencia "única" donde no sólo se trasmite la importancia del mantenimiento de la fauna y la flora mallorquinas, sino que resulta un encuentro "gratificante" a la hora de convivir con gente de diferentes procedencias.

Estos voluntarios cohabitan en una casa de alquiler en Campanet, donde la BVCF tiene un convenio firmado con el Ayuntamiento de esta localidad, que les facilita el inmueble. Con estos, ya son doce los voluntarios que habrán colaborado con BVCF a lo largo del año.

El programa de conservación del buitre negro cuenta con una subvención para los voluntarios que, además de trabajar en el mantenimiento de los animales, busca crear un espacio de relaciones entre los jóvenes europeos. Además de la colaboración de la Comisión Europea, también intervienen el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la Conselleria de Deportes y Juventud.