7 de marzo de 2021
4 de abril de 2008

El Sindicato Obrero Inmigrante llama a la "rebelión de los pobres" y convoca una huelga general de inmigrantes en Europa

Los paros están fijados para los días 1, 2 y 3 de mayo y en el primer día de convocatoria ya se ha sumado un centenar de organizaciones

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Obrero Inmigrante (SOI) llamó hoy a la "rebelión de los pobres" convocando una huelga general de trabajadores inmigrantes en toda Europa para los días 1, 2 y 3 de mayo a fin de conseguir que la sociedad deje "de provocar graves vulneraciones" de los derechos fundamentales del colectivo.

Según explicó a Europa Press el portavoz del sindicato, Juan Hidalgo, la convocatoria de paro comenzó a fraguarse "hace ya dos años", tiempo durante el que el SOI ha establecido redes con organizaciones sindicales y de representación de inmigrantes de Estados Unidos y Europa que han contribuido en la preparación de las jornadas de paro.

A las pocas horas de conocerse la convocatoria, que ya está circulando por Internet, "son ya cien las organizaciones que se han sumado" a esta iniciativa que según Hidalgo, aspira a ser "no una revolución, sino una rebelión pacífica" para reivindicar una sensible mejoría en las condiciones del colectivo.

En concreto, los promotores piden "la derogación de las leyes de extranjería y normativas similares y el cumplimiento fiel del artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos", así como una "amnistía general y regularización de todas las personas 'sin papeles'"; el reconocimiento de "derechos laborales" y la "persecución de los empresarios que abusan de los trabajadores inmigrantes".

Asimismo, reivindican el derecho al voto por arraigo, exigen el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros y Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes y piden que se persigan "la corrupción y/o el maltrato institucionalizado y generalizado en consulados, subdelegaciones del Gobierno" y demás dependencias de las administraciones central y regionales.

La legalización y regulación laboral del ejercicio de la prostitución; la prohibición de repatriar menores inmigrantes, el cese del "racismo y la xenofobia institucional que criminaliza" al colectivo y "trabajo real para evitar más muertes en el Estrecho y aguas del Atlántico, sin externalización de fronteras ni Frontex", completan las reivindicaciones.

Hidalgo, que vaticina un éxito de la convocatoria, animó a todo el colectivo inmigrante en situación regular o irregular, a explicar a los empleadores la importancia de secundar una huelga como ésta ya que "es un derecho fundamental básico reconocido por el Constitucional" y servirá "por apoyar a los compañeros que están mucho peor".