26 de noviembre de 2020
13 de junio de 2007

Vaticano.- El Vaticano insta a católicos a no ayudar a Amnistía Internacional por su política proaborto

ROMA, 13 Jun. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El cardenal y presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz del Vaticano, Renato Martino, aseguró que tanto los fieles como las organizaciones católicas "deberían retirar su apoyo" a Amnistía Internacional (AI) debido a su recientemente aprobada política a favor del aborto en determinados casos.

En una entrevista concedida al semanario americano 'National Catholic Register', Martino consideró que con esa decisión, AI "ha traicionado a su propia misión" y "a los colaboradores creyentes que la han apoyado a lo largo de estos años", quienes "habían confiado en la misión integral de AI a favor de la promoción y protección de los derechos humanos".

Según Martino, los esfuerzos de AI por justificar el aborto en caso de violación o peligro para la vida o la salud de la madre son moralmente indefendibles.

"La Iglesia enseña que matar una vida humana inocente nunca es justificable. El aborto es un asesinato", aseveró. Justificar el aborto, incluso en los casos de violación, "es definir al niño inocente que está en el interior del útero como un enemigo, como una cosa que debe ser destruida". "¿Cómo podemos decir que matar a un niño en según que casos está bien y en otros está mal?, añadió.

Hasta este año, AI se declaraba oficialmente neutral en materia de aborto, pero el pasado mes de abril decidió empezar a apoyar el aborto en caso de que la mujer sea víctima de una violación o su vida o salud esté en peligro si sigue adelante con el embarazo.

AI ASEGURA QUE NO RECIBE FONDOS DE LA IGLESIA.

Por su parte, AI rebatió las críticas de Martino alegando que la organización "no ha recibido nunca financiación del Vaticano o de organizaciones que dependan de la Iglesia Católica", según aseguró la sección italiana de AI a través de un comunicado.

Por otro lado, recordó que en su estatuto internacional se declara "independiente de gobiernos, partidos políticos, iglesias, confesiones religiosas, organizaciones, entes y grupos de cualquier género".

Asimismo, señaló que la política de AI en materia de aborto tiene su origen en la campaña contra la violencia hacia las mujeres. Entre otras cosas, define que reclamará a los Estados "garantizar el acceso a los servicios legales y seguros para el aborto a todas aquellas mujeres cuyo embarazo se deba a una violencia sexual o a incesto, o en caso de que conlleve un riesgo para su vida o su salud".

No obstante, AI "no llevará a cabo ninguna campaña general en favor del aborto o de su legalización general" ni tampoco juzgará "si el aborto es justo o injusto", añadió la nota.