17 de febrero de 2020
20 de septiembre de 2018

Adela Cortina, Premio Antonio de Sancha 2018: "El siglo XXI tiene que acabar con la aporofobia"

Adela Cortina, Premio Antonio de Sancha 2018: "El siglo XXI tiene que acabar con la aporofobia"
EUROPA PRESS

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, Adela Cortina, ha sido galardonada este jueves 20 de septiembre con el Premio Antonio de Sancha, en su XXII edición, en un acto celebrado en la sede de la Asociación de Escritores de Madrid en el que ha defendido que "el siglo XXi tiene que acabar con la aporofobia".

"No sólo acabar con la pobreza y las desigualdades sino también con aquellos que están peor situados", ha precisado en un encuentro con los medios en el que ha defendido que este término también "se refiere a los vulnerables y no sólo a los pobres". Cortina acuñó hace más de 20 años la palabra 'aporofobia' para aludir al rechazo al pobre.

"La aporofobia es tan vieja como la Humanidad ", ha ironizado y ha relatado que el rechazo tiene su origen en la creencia de que "esas personas no van a aportar nada". "Pero ese rechazo sólo se produce cuando vienen del Estrecho, cuando son turistas no pasa nada", ha ironizado. En cualquier caso, ha indicado que la sociedad está avanzando porque se está "tomando conciencia de la situación".

Preguntada por otras cuestiones de actualidad, Cortina ha enumerado las "asignaturas pendientes" de la ética que, a su juicio, existen en la sociedad: la inmigración y los refugiados, y la política, al tiempo que ha reclamado apartar de la primera línea a quienes difunden discursos populistas basados en la xenofobia.

"La inmigración y los refugiados son la asignatura pendiente de Europa aunque la ciudadanía tiene una excelente actitud a favor de estas personas. Hay que organizar jurídicamente la acogida y la integración en toda Europa", ha afirmado.

En cuanto a los políticos, ha hecho un llamamiento para que exista "un esfuerzo por el bien común" en detrimento de cuestiones particulares "para ganar votos". Además, ha lamentado que la ciudadanía tiene la impresión de estar en "una campaña electoral constante", al vivir una continua "agresión moralista" en la que los candidatos se lanzan constantes acusaciones éticas.

Sobre la situación en Cataluña, ha afirmado "no ver una salida" pues "quienes defienden la independencia no arrojan la toalla y los que quieren tender puentes lo tienen difícil". En cualquier caso, ha calificado los nacionalismos de "reaccionarios" ya que, "ante problemas globales, las soluciones deben ser globales".

"Todo lo que sea retroceder a un grupo pequeño me parece un error. Se puede tener cariño a la tierra sin necesidad de hacer nuevos estados", ha relatado, y ha apostillado: "Esto también tiene tintes de aporofobia".

Aunque no ha querido entrar en el debate de la situación de la Universidad en España y la proliferación de casos de políticos con irregularidades en sus curriculum, la filósofa ha defendido que "la universidad española tiene una gran calidad". "Se puede mejorar pero no es mala", ha zanjado.

"INTERNET NOS HACE ESTÚPIDOS"

El Premio Antonia de Sancha reconoce a Cortina por su trayectoria personal e intelectual y por sus aportaciones al valor y papel de la ética en la empresa, en la educación, en la cultura y en la vida pública, como ha explicado el presidente del jurado, Miguel Barrero. El galardón se otorga anualmente a aquellas personalidades que destacan por la promoción y defensa de los valores culturales en general y del libro y la promoción de la lectura en particular.

En este sentido, Cortina ha defendido la importancia de la "libertad para publicar y escribir" y ha lamentado la existencia de "un lenguaje oscuro en todos los ámbitos que impide conocernos los unos a los otros". "Por eso es fundamental promover la lectura y sobre todo los libros", ha apostillado, al tiempo que ha reconocido que "cuando era pequeña leía 50 veces el mismo libro".

Además, ha enfatizado en que " la cultura es fundamental para que un país vaya adelante" y ha arremetido contra Internet que, a su juicio, "nos está haciendo estúpidos". "La gente cada vez tiene menos capacidad para leer un libro hasta el final. Y eso es tremendo", ha advertido.

Adela Cortina es Catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, siendo la primera mujer que ingresa en esta Academia desde su fundación en 1857 y colaboradora del diario 'El País'.

Entre otros galardones, fue Premio Internacional de Ensayo 'Jovellanos' 2007 y Premio Nacional de Ensayo 2014, ha recibido la Alta Distinción de la Generalidad Valenciana 2017 y en reiteradas ocasiones ha formado parte del Jurado de los Premios Príncipe y Princesa de Asturias de 'Comunicación y Humanidades' y de 'Ciencias Sociales'.

Entre sus libros destaca 'Ética mínima' (Tecnos, 1986), 'Ética aplicada y democracia radical' (Tecnos, 1993), 'Ciudadanos del mundo' (Alianza, 1997), 'Alianza y Contrato' (Trotta, 2001), 'Ética de la razón cordial' (Nobel, 2007), 'Las fronteras de la persona' (Taurus, 2009), 'Justicia cordial' (Trotta, 2010), '¿Para qué sirve realmente la ética?' (Paidós, 2013) y 'Aporofobia, el rechazo al pobre' (Paidós, 2017). En 2018 sus colegas le dedican el libro de homenaje 'Ética y Filosofía política', publicado en Tecnos.

Entre los anteriores galardonados con el premio Antonio de Sancha se encuentran personalidades como la directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, el filósofo y académico Emilio Lledó, el escritor y académico Mario Vargas Llosa; el político, jurista y catedrático Gregorio Peces-Barba; el ex director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza; el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica; el escritor y académico Francisco Ayala; la actriz Nuria Espert; el editor Jesús de Polanco, el científico Juan Luis Arsuaga, el poeta y académico Luis Alberto de Cuenca y, recientemente, al filósofo y novelista Fernando Savater.

Para leer más