4 de abril de 2020
12 de agosto de 2008

La ONU alerta de la posible desaparición de 18 pueblos indígenas colombianos por el conflicto armado

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Podrían desaparecer 18 pueblos indígenas en Colombia a causa del conflicto armado, alertó ayer un informe de Naciones Unidas sobre la situación de los indígenas en el país, donde este año han sido asesinados 25, informó el diario colombiano 'El Tiempo'.

La situación "representa una alarmante progresión de la crisis por la supervivencia de estos pueblos", dijo Bruno Moro, representante en Colombia del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). "Indiscutiblemente podríamos hablar de una emergencia humanitaria de grandes proporciones", añadió durante una conferencia de prensa en la que se presentó un panorama de la situación en la que viven los aborígenes en Colombia con ocasión de la celebración del día internacional de los indígenas.

Sin embargo, reconoció que en Colombia ha habido "importantes avances en cuanto a normatividad para la protección" de las comunidades indígenas, y que el presidente colombiano, Alvaro Uribe, ha hecho esfuerzos en ese sentido. Moro exhortó a los grupos armados a respetar la autonomía de los pueblos indígenas y a no involucrarlos en el conflicto.

INDIGENAS COLOMBIANOS

Entre las comunidades indígenas que corren el riesgo de desaparecer se encuentran especialmente las que habitan las selvas amazónicas, como son los Yamalero, Makaguaje, Pisamira, Tsiripu, Eduria, Wipijiwi, Nukak Maku, entre los principales. En Colombia hay más de 84 pueblos indígenas que suman una población cercana al millón de personas.

Por su parte, la ONIC denunció que en lo que va de 2008 han sido asesinados 25 indígenas, dos más han desaparecido y otros tres han muerto al pisar minas antipersona que utiliza la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en su lucha armada contra el Estado colombiano.

De acuerdo con la Organización Nacional Indígena de Colombia, el conflicto armado que padece el país también ha causado este año el desplazamiento forzado de 2.117 indígenas de sus tierras ancestrales, en tanto que once aborígenes han sufrido detenciones arbitrarias por parte de las fuerzas estatales.