23 de octubre de 2020
20 de mayo de 2008

Sudáfrica.- La Policía y el ANC intensifican los esfuerzos para sofocar la violencia xenófoba en Sudáfrica

JOHANNESBURGO, 20 May. (Reuters/EP) -

La Policía sudafricana y el partido en el poder, el Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés), han intensificado los esfuerzos por sofocar la violencia xenófoba que se ha desatado en el país contra poblaciones de inmigrantes, sobre todo zimbabuenses.

Al menos 24 personas han muerto en una semana de violentos ataques contra poblados o barrios habitados por mayoría de inmigrantes, a quienes se acusa de quitar puestos de trabajo a los nacionales y de alimentar la comisión de delitos. Según la prensa local, dos personas han fallecido esta noche.

Los efectos de esta violencia ya están apareciento. El ministro de Turismo, Marthinus van Schalkwyk, aseguró que los hechos pueden dañar el sector, uno de los más importantes en la economía del país que da trabajo a un millón de personas. Sudáfrica recibió 8,4 millones de visitantes el año pasado.

"Los africanos viajan cada vez más a Sudáfrica como destino de vacaciones y estos ataques tienen un claro potencial de impactar negativamente en este mercado si esto es lo que la gente ve en sus pantallas y escucha en sus radios", declaró Van Schalkwyk a los medios de comunicación.

Miles de inmigrantes han tenido que huir a campamentos de refugiados desde que se desató la violencia el pasado 11 de mayo en la ciudad de Alexandra. Algunos inmigrantes han muerto calcinados, mujeres han sido violadas y decenas de tiendas y viviendas han sido saqueadas. Como consecuencia, más de 200 personas han sido detenidas y la Policía cree que bandas criminales organizadas están detrás de estos incidentes.

Según el diario local 'The Sowetan', una turba acabó anoche con la vida del propietario de una empresa y después quemó su casa en Actonville, localidad situada al este de Johannesburgo, porque aseguraron que no contrataba a sudafricanos.

Sin embargo, el ANC aseguró que la situación está siendo controlada después de que enviara a representantes a los lugares de conflicto para pedir el fin de los ataques. La Policía también ha incrementado su presencia en las calles.

Estos episodios de violencia demuestran el descontento de aquellos que se han venido quejando del abandono al que han sido sometidos por las políticas del presidente, Thabo Mbeki. "La pobreza y una gobernancia ineficaz habían creado un barril de pólvora de las expectativas no cumplidas que ha explotado en Alexandra y ahora se ha extendido a otras zonas", consideró hoy el Instituto Sudafricano de Relaciones Raciales.