26 de septiembre de 2020
17 de octubre de 2009

Aborto.- Mujeres que han abortado coinciden en que es un "drama" que puede dejar "secuelas psicológicas de por vida"

(Noticia embargada hasta el momento de su pronunciación, esta tarde, sobre las 18.15 horas)

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Mujeres que han abortado coincidieron hoy en señalar, durante la celebración de la manifestación contra la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que propone el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que el aborto es un "drama" que deja "destrozada" a la mujer y que en muchos casos supone "consecuencias psicológicas de por vida".

Así, la portavoz de Red Madre, Esperanza Puente, relató esta tarde, desde el escenario de la manifestación, cómo hace 14 años se vio "abocada al aborto en la más absoluta indefensión y desamparo" y criticó que nadie le explicó las "consecuencias físicas y psicológicas que iba a sufrir de por vida".

"Me engañaron, sola, abandonada y con miedo se me ofreció el aborto como algo fácil, sencillo e indoloro en 24 horas, no fui libre para tomar esa decisión, fui como cordero al matadero", señaló. "A mí me dijeron que mi hijo era un trozo de tejido y la realidad a la que me enfrenté es que era como yo pero pequeñito".

Puente criticó que después del aborto provocado "a nadie le interesa" lo que les pasa a las mujeres. "Quedamos condenadas al silencio y a la soledad, que es una losa añadida al síndrome postaborto. Que un día como hoy sirva para gritarle al mundo que las mujeres no queremos abortar. Cada vida importa, lo más progresista es defender la vida defendiendo a la mujer y la maternidad", aseveró.

Del mismo modo, se leyó el testimonio de Sara, de 18 años, a quien sus padres obligaron a abortar. "Estaba embarazada de ocho semanas, yo no quería abortar, pedí ayuda, pero mis padres me sacaron de la casa de acogida para chicas embarazadas y me llevaron engañada diciéndome que me permitirían tener a mi hijo, pero no fue así, no pude hacer nada por él. Estoy destrozada, no paro de llorar, no quiero ver a nadie, no quiero salir, sólo quiero irme con él".

"SEGUIR ADELANTE"

Por su parte, Damaris Aguilar Santos, presente en el escenario, contó que al año de llegar a España, se quedó embarazada y viéndose "agobiada por toda la carga que supondría tener este hijo, no sólo a nivel psicológico y emocional, sino también a nivel económico", decidió no seguir con el embarazo y abortar.

Sin embargo, explicó que gracias a un sacerdote conoció una de las asociaciones que apoyan a la mujer embarazada, donde le "convencieron de la alegría que supondría traer un hijo al mundo". "Y así lo hice. Mi hija tiene cinco meses y la quiero mucho, y es una alegría muy grande en mi vida". Aguilar animó a otras chicas a que hagan lo mismo que ella: "que no aborten, que es un error muy grande, y que busquen ayuda, que la encontrarán".

Asimismo, se leyó el caso de Susana, de 34 años, a quien los médicos dijeron que su hijo "venía mal". Susana relata en el texto que los doctores le dijeron que "tenía que abortar, que no podría criar a un hijo enfermo y cargar con ese problema".

"Parecía lo más horrible del mundo, pero gracias a personas que han pasado por lo mismo que yo, y que me ayudaron a superarlo, hoy tengo a Víctor conmigo. Es mi compañía y mi consuelo, tiene Síndrome de Down pero es lo mejor que me ha pasado en la vida", explicaba en la carta.

EDUARDO VERÁSTEGUI RECLAMA PROTAGONISMO DEL HOMBRE

En el acto también participó el actor Eduardo Verástegui, que denunció que las leyes sobre el aborto "ignoran al hombre, y el hombre calla, unas veces por omisión, otras por cobardía, otras por vergüenza, asumiendo que esto del embarazo no va con él".

Verástegui dijo que los hombres quieren ser "parte de la solución -no del problema- y menos del paisaje" y les pidió a quines se encuentren en esa situación que sean valientes y que hagan valer su "50 por ciento" para defender la vida humana. "¡Acabemos de una vez con esta mordaza que la ideología de género ha puesto sobre la boca de los hombres!", indicó.

Durante el acto, también intervinieron algunas asociaciones de la República Democrática del Congo, Brasil, EE.UU., Francia, Alemania e Italia que se adhirieron al manifiesto y apoyaron la manifestación.