9 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

Blasco asegura que el 'Compromiso de Integración' del Gobierno valenciano "forma parte ya del ideario de la UE"

VALENCIA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, aseguró hoy que las propuestas de integración planteadas por la Generalitat, entre las que se encuentra el 'Compromiso de Integración', "forman parte en la actualidad del ideario de los principales países de la Unión Europea", según lo ha expresado la futura presidencia de la UE a partir de julio, "con el matiz de que en la Comunidad va a tratarse de una medida muy social y garantista de derechos. Por eso el Compromiso se incluirá en una Ley de Integración".

El titular de Inmigración y Ciudadanía abogó por que la Generalitat, en el ejercicio de sus competencias de garantizar la atención sanitaria o educativa, "no quede aislada del resto de Europa", por lo que considera que las propuestas incluidas en el 'Compromiso de Integración', "plasmado en programas específicos como el conocimiento de idiomas, nuestra historia o los valores propios de nuestra sociedad como es la tolerancia y la igualdad, están en perfecta sintonía con lo que, por ejemplo, ha planteado el Gobierno francés".

Blasco insistió en que la "voluntariedad" del 'Compromiso de Integración' del Ejecutivo autonómico "refuerza el reconocimiento por parte de la sociedad de acogida del deseo de integrarse por parte de quien lo suscriba". En este sentido, consideró "imprescindible" que "cualquier iniciativa de integración no sólo debe incluir exigencias sino también un compromiso por parte de los poderes públicos para que los inmigrantes vean reconocidos sus derechos".

Así, dijo, el Gobierno "trabaja en una Ley de Integración, la primera de estas características que se impulsa en España, de acuerdo con las competencias atribuidas en el Estatuto de Estatuto y perfectamente constitucional, para facilitar al inmigrante la incorporación a los recursos sociales a los que compete ofrecer la Administración autonómica".

"España no puede situarse al margen de los intentos por parte de la Unión Europea, de armonizar y regularizar sistemas de integración de los nacionales de terceros países en el territorio de la UE", manifestó Blasco, quien señaló que "lo que no haga España, lo hará el Ejecutivo dentro de sus competencias".

En esta línea, manifestó que la Generalitat se preocupa "ante la inmigración, un fenómeno en sí positivo, pero que debe afrontarse por parte de los gobiernos y en nuestro caso, España tiene que participar conjuntamente con los principales países de la UE". Asimismo, se mostró "siempre dispuesto a dialogar con el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, a quien le ha ofrecido toda su colaboración desde la máxima lealtad institucional".

El consejero de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, aseguró que comparte "la preocupación" de las ONGD "sobre las condiciones de retención de los inmigrantes sin papeles en los Centros de Internamiento Extranjero". En esta línea, apostó por que el plazo de retención "sea el más razonable posible, cuanto más corto mejor -el actual es de 40 días- , y sobre todo que "en todo momento el inmigrante cuente con todas las garantías jurídicas hasta que se decida su repatriación".

"Estamos hablando siempre de personas que no han cometido un delito, que huyen de la pobreza", dijo. Blasco abogó por que el Gobierno de España "haga un esfuerzo por mejorar las condiciones de acogimiento si ahora están a favor de ampliar el plazo de retención, cifrado en la actualidad en 40 días".

El Parlamento Europeo votará el próximo 5 de junio una directiva por la cual se aunarán criterios en la Unión Europea. "Todo parece indicar que España está a favor de ampliar el plazo con lo que la situación de los inmigrantes en los Centros debe ser correcta desde el punto de vista asistencial", consideró.

A este respecto, el consejero está a favor de la nueva Directiva Europea de retorno dado que persigue, entre otros objetivos, "el derecho de los Estados a controlar sus fronteras pero con respeto siempre a los derechos humanos. La privación de libertad debe ser siempre el último recurso".

Sin embargo, el consejero se mostró "sorprendido" al ver "como el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero apoya en este caso una Directiva que es restrictiva -amplía plazos de retención- y a la vez se opone a otras directivas e iniciativas que instan a exigir a los inmigrantes el cumplimiento de ciertas obligaciones en aras de defender un buenismo que en la Unión Europea no se ve con excesivos buenos ojos".