20 de enero de 2020
  • Domingo, 19 de Enero
  • Sábado, 18 de Enero
  • Viernes, 17 de Enero
  • 10 de enero de 2013

    Bruselas compromete 661 millones de ayuda para las crisis humanitarias más graves de 2013

    BRUSELAS, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Comisión Europea ha comprometido este jueves 661 millones de euros de ayuda para responder a las crisis humanitarias más graves que se esperan en 2013, con especial apoyo a cinco operaciones concretas, entre ellas la desarrollada en la región del Sahel en respuesta al conflicto en Malí.

    Bruselas explica que la mayor partida, 82 millones de euros, irá a parar a las nuevas medidas impulsadas a raíz del conflicto en Malí, con el objetivo de apoyar la región del Sahel. También se destinarán 80 millones a la crisis en Sudán y Sudán del Sur, así como 54 millones de euros a operaciones en República Democrática del Congo y 40 millones de euros para acciones en Somalia.

    Más de la mitad de los fondos anunciados están dirigidos al África subsahariana que, en total, recibirá 344,5 millones de euros; lo que supone el 52 por ciento de la ayuda humanitaria prevista.

    Pakistán, con una asignación de 42 millones de euros, es otro de los países cuya situación ha sido considerada como "conflicto olvidado" que necesita apoyo por el conflicto y el número de desplazados dentro del país.

    Junto a Pakistán, Bruselas ha señalado otros ocho países que sufren crisis "olvidadas", llamadas así porque han dejado de recibir ayudas de donaciones extranjeras por no estar en el foco informativo. Se trata de Argelia, Bangladesh, República Centroafricana, Colombia, India, Birmania, Sri Lanka y Yemen.

    "La UE prestará su ayuda humanitaria en función únicamente de la urgencia de las necesidades de la población, con independencia de cualquier programa político", ha asegurado la comisaria de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, en un comunicado de prensa.

    Georgieva ha recordado sus viajes el pasado año a zonas en conflicto como Malí y Siria y ha advertido de que para que la ayuda llegue a la población necesitada, este apoyo "debe ser percibido como neutral y no favorecer a ninguna de las partes en conflicto". "Este seguirá siendo un principio fundamental de las actuaciones de emergencia de la UE", ha concluido.