27 de febrero de 2021
8 de septiembre de 2008

CERMI estima conveniente adelantar la revisión de la ley de la Dependencia y aboga por la cooperación para aplicarla

ZARAGOZA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Luis Cayo, estimó conveniente adelantar la revisión de la ley de la dependencia, prevista para 2010, con el objetivo de ajustar algunos aspectos en su aplicación, como el mayor número de personas calificadas como grandes dependientes sobre la previsión inicial, o aspectos relacionados con la autonomía personal.

Luis Cayo abogó, asimismo, por la cooperación, tanto por parte de las diferentes administraciones, "sacando este tema del debate político partidista", como de las asociaciones "porque no podemos defraudar las expectativas que muchas personas y familias han puesto ante una situación de necesidad evidente" y que "temen que la ley no llegue todo lo rápido que quisieran".

El presidente de CERMI se pronunció así en declaraciones a los medios de comunicación antes de inaugurar las jornadas de los CERMIs autonómicos de todo España que se celebran en Zaragoza hasta mañana y que versan sobre 'El impulso de la acción representativa de la discapacidad en el entorno político y social'.

Luis Cayo comentó que la aplicación de la ley de la dependencia "se está viendo ralentizada más de lo que todos quisiéramos" y "hay muchas familias y personas en situación de dependencia que no están viendo traducir la ley en prestaciones y servicios concretos".

En su opinión, este retraso "era de esperar" puesto que se trata de poner en marcha "un nuevo pilar del sistema de bienestar" y solicitó a las comunidades autónomas que, con el apoyo del Estado, cumplan las previsiones de aplicación para este año.

Por su parte, aseguró que han pedido a las 4.500 entidades sociales integradas en CERMI "que se pongan al servicio de todas las familias y personas en situación de dependencia para ayudarles a cumplimentar los formularios".

El presidente de CERMI subrayó que existe un derecho y por eso las prestaciones deben darse "haya dinero o no". "Si no hay dinero suficiente, habrá que hacer una ampliación de crédito; eso es lo que ocurre cuando una prestación es un derecho y no algo graciable", argumentó.

CONSENSO Y MÁS FINANCIACIÓN

El presidente de CERMI-Aragón, Pedro Sánchez, pidió "calma" y adelantar la revisión de la ley, así como "el consenso de todos los partidos políticos" para hacer una evaluación de los datos y "aumentar la financiación de la ley".

Según comentó, esto va a ser necesario ya que las previsiones en cuando al número de beneficiarios "se han sobrepasado". Sánchez agregó que Aragón es una de las comunidades autónomas que más adelantada tiene la aplicación de la ley.

La consejera de Servicios Sociales y Familia el Gobierno de Aragón, Ana Fernández, aseguró que su consejería sigue trabajando en la aplicación de una ley "muy ambiciosa", pero también "muy joven" y "que llevamos poco tiempo aplicando" por lo que "requiere de mayor tiempo para poder ver sus resultados".

Ana Fernández explicó que "hemos trabajado bien porque pusimos en marcha tanto la normativa como los equipos suficientes para valorar a las personas dependientes" y ha habido coordinación y colaboración con las administraciones locales, principalmente con las comarcas y el Ayuntamiento de Zaragoza, "que son quienes están haciendo los programas individuales de atención".

Respecto a la necesidad de una mayor financiación, la consejera recalcó que el Gobierno central "está poniendo el dinero que marca la memoria económica" de la ley, e incluso "un poco más" ya que para 2009 la previsión era destinar 900 millones de euros a la dependencia y "parecer ser que los Presupuestos Generales del Estado destinará 1.200 millones", dijo Fernández.

No obstante, agregó, el hecho de que en algunas comunidades autónomas haya el doble de personas calificadas como grandes dependientes sobre lo previsto, como es el caso de Aragón, hace "difícil" que con la financiación fijada "se pueda cubrir el total de las necesidades que hay".

ESTABILIDAD Y FUTURO

La consejera apostó por adelantar la revisión de la ley con el objetivo de que ésta "pueda tener una estabilidad y un futuro" y recordó la propuesta del Gobierno central de realizar una evaluación, para lo que "se están llevando a cabo los mecanismos" necesarios "y en Aragón estamos haciendo un informe con los datos que tenemos y con las dificultades que nos hemos encontrado", así como con las posibles soluciones.

"Una ley tan importante merece que se pongan los medios y mecanismos necesarios para resolver las dificultades" que pueden surgir en su aplicación, declaró Ana Fernández. Mientras tanto, añadió, "seguimos atendiendo a las personas" y "dando prestaciones y servicios".

REUNIÓN DE LOS CERMIS

Ana Fernández aseguró que la relación de CERMI con su consejería es "estrecha" y esta asociación ha colaborado con el anteproyecto de ley de Servicios Sociales de Aragón, junto a otras entidades sociales.

El presidente de CERMI, Luis Cayo, comentó que las jornadas de CERMIs autonómicos van a tratar sobre esa nueva ley de Aragón, "que puede ser vanguardista y un referente para otras comunidades autónomas".

También tratarán sobre la ley de la dependencia y la convención de Naciones Unidas de Derechos de las personas con discapacidad, que entró en vigor en mayo de este año y es "un instrumento jurídico muy importante para cambiar las políticas de discapacidad", señaló Cayo.

Asimismo, analizarán el papel de los parlamentos en la agenda política de la discapacidad "y cómo desde el parlamento se puede impulsar buenas políticas".

Las jornadas cuenta con la participación de unas 200 personas que representa a las 4.500 organizaciones que integran el CERMI, que agrupan a 3,5 millones de personas discapacitadas en España.

El presidente de CERMI-Aragón, Pedro Sánchez, deseó que la reunión sirva para "unificar criterios" y fijar las líneas de trabajo del curso.