23 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

La clínica abortista clausurada en Madrid fue investigada en 2006 por la Guardia Civil, que podría reabrir el caso

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil estuvo investigando el año pasado la actividad del Instituto CB Medical Gimenedex, la clínica abortista clausurada cautelarmente ayer en Madrid por poner en riesgo la salud de los pacientes, aunque finalmente se archivó la causa, informaron a Europa Press fuentes policiales.

No obstante, según otras fuentes consultadas por Europa Press, la investigación podría retomarse tras el cierre cautelar ordenado por la Comunidad de Madrid y la operación paralela que se está llevando a cabo en Barcelona. De hecho, la clínica cerrada en Madrid es una filial perteneciente a la red de centros de Carlos Morín, detenido por abortos ilegales en la ciudad condal.

Ginemedex, situada en el número 41 de la calle Zurbano, distrito de Chamberí, abrió hoy para continuar con su actividad en otros campos (operaciones de cirugía mayor y estéticas) y durante toda la mañana entró y salió gente con total normalidad. Sin embargo, las puertas automáticas de la clínica estaban cerradas y la propia secretaria era la encargada de dejar entrar al interior a trabajadores y pacientes.

Los encargados de Ginemedex no quisieron realizar ninguna declaración, aunque confirmaron que todos los empleados habían acudido a su centro de trabajo y que confían en solucionar "cuanto antes" el problema creado a raíz de la clausura de la parte destinada a la interrupción voluntaria del embarazo.

El Gobierno madrileño ordenó esta medida tras una inspección de oficio realizada el pasado 5 de diciembre. Los inspectores detectaron "graves irregularidades" en la parte de la clínica destinada a la interrupción del embarazo de bajo riesgo por entender que conllevaban "graves riesgos para la salud de los pacientes", razón por la cual se procedió a su cierre.

Entre otras deficiencias, se detectó que en todos los documentos sobre interrupciones voluntarias del embarazo aparecía la firma de un ginecólogo, que responde a las iniciales R.T., que, sin embargo, negó ante los inspectores ser el responsable de dichas intervenciones.

Asimismo, se ha comprobado que un médico psiquiatra que trabaja en la clínica, identificado como M.A.I.D., carece de la correspondiente titulación necesaria para ejercer dicha labor, ya que cuenta con un master en Psiquiatría pero no posee la licenciatura en esta materia.

Además de la sanción administrativa de cierre cautelar de estas instalaciones, la Comunidad de Madrid se plantea acudir al juzgado de guardia para interponer la correspondiente denuncia, según las mismas fuentes.

El pasado domingo, aparecieron pintadas en esta clínica, que lleva funcionando un año y medio, en las que se acusaba a los propietarios de "asesinos" y "abortistas".