4 de diciembre de 2020
28 de julio de 2018

Deporte y discapacidad: XXV edición del Descenso del Sella Adaptado

Deporte y discapacidad: XXV edición del Descenso del Sella Adaptado
FEDDF

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 112 deportistas con discapacidad participarán este domingo 29 de julio, en la XXV edición del Descenso del Sella Adaptado, que este año celebra su 25 aniversario. La prueba, que se desarrolla una semana antes del Descenso Internacional del Sella, está organizada por la Federación de Deportes de Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias (Fedema), la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física (FEDDF) y el Real Patronato sobre Discapacidad.

Según ha explicado a Europa Press el presidente de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física (FEDDF), José Alberto Álvarez García, la iniciativa surgió en el año 1994 por el que fuera secretario de la Federación, José María Prendes, para "probar" cómo se podía adaptar esta actividad a las personas con discapacidad.

Así, en un primer momento, se realizaron dos descensos no competitivos que, tal y como ha precisado Álvarez García sirvieron para diseñar los respaldos adaptados de las piraguas K-2 para personas con lesión medular, así como para examinar las características del río.

De este modo, las embarcaciones están adaptadas a todos los niveles de discapacidad, incluso, según ha precisado el presidente de FEDDF a personas "con amputaciones en las extremidades superiores o tetraplegia", para las que se adecuan las palas o se dispone algún sistema de propulsión.

Durante el descenso, cada embarcación está ocupada, por razones de seguridad, por una persona con discapacidad física y otra sin ella. Además, los participantes pueden seleccionar a su acompañante ya que, según ha asegurado el presidente de FEDDF, no se requieren conocimientos previos de piragüismo.

De igual manera, la prueba cuenta con diversos operativos de seguridad integrados por más de 60 personas del Servicio de Emergencia de Asturias y Protección Civil que coordinan, según ha señalado Álvarez García los pasos "más complicados" del descenso con el objetivo de que las personas con mayores niveles de lesión "no tengan ningún miedo ni dificultad".

Asimismo, a los medios terrestres se sumará un helicóptero medicalizado que, tras vigilar la salida de las piraguas, trasladará su base habitual en La Morgal al helipuerto de Cangas de Onís para atender cualquier posible emergencia.

TRAYECTO Y CATEGORÍAS

Además, un año más, los bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) se suman al desarrollo y organización del XXV Descenso del Sella Adaptado, prestando sus servicios para la cobertura de prevención y seguridad de la prueba.

En función del nivel de la lesión de cada uno de los deportistas se establecen dos categorías de competición: la 'A', que agrupa a aquellos participantes con lesiones más leves (78 deportistas); y la 'B', con la presencia de usuarios de silla de ruedas, sobre todo personas con lesión medular (34 deportistas).

La salida desde Arriondas pone comienzo al tramo no competitivo de preparación (unos 10 kilómetros), que llevará a todos los participantes hasta la revuelta conocida como 'La Uña', a la altura de Llordón, lugar donde se realiza una parada técnica y avituallamiento para dar paso a la salida oficial del tramo competitivo (5 kilómetros), que llevará a los deportistas hasta la meta, situada en el puente de Feve, en Llovio (Ribadesella).

Por último, la llegada a Llovio, todos los participantes tendrán a su disposición transporte adaptado para regresar a Arriondas, en cuyo polideportivo municipal tendrá la entrega oficial de trofeos, así como una comida de hermanamiento con todos los participantes y voluntarios, con distintos sorteos y regalos especialmente pensados para los participantes más jóvenes.

La actividad cuenta también con el apoyo de Liberbak, Ecopilas, el Principado de Asturias y los ayuntamientos de Ribadesella y Parres (Arriondas).

Para leer más