29 de mayo de 2020
23 de enero de 2008

EpC-Pilar del Castillo defiende "ampliar" los contenidos de asignaturas ya existentes para impartir los valores europeos

BRUSELAS, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La eurodiputada del Partido Popular y ex ministra de Educación Pilar del Castillo defendió hoy "ampliar" determinadas asignaturas ya existentes para impartir los valores europeos en escuelas e institutos que se abordan en otros países de la Unión Europea, al considerar que la asignatura implantada por el Gobierno socialista Educación para la Ciudadanía supone "imponer una determinada visión y moral" de la vida.

"Estamos ante una asignatura que va más allá de lo que se entiende en otros países por Educación para la Ciudadanía que, básicamente, es el desarrollo de una serie de valores que están recogidos en la Constitución", aseguró la europarlamentaria, para quien la introducción de la asignatura en España "se aprovecha para introducir unas determinadas visiones morales que, son respetables pero, nunca pueden ser impuestas a otras personas".

Así lo aseguró la eurodiputada al término de la conferencia que la Asociación Profesionales por la Ética ofreció hoy en el Parlamento Europeo para reclamar su apoyo en defensa del "derecho de los padres a elegir la educación para sus hijos, basada en sus convicciones morales y religiosas" después de que el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero aprobara en 2006 la implantación de Educación para la Ciudadanía, y a la que también asistió el eurodiputado popular Jaime Mayor Oreja.

La ex ministra de Educación lamentó que "el partido socialista, en vez de entrar en una fase de diálogo y de aplicación del talante, lo que hace es simplemente amenazar de una manera más directa o indirecta a los centros (educativos) y a los padres" para que los alumnos de primaria y secundaria asistan a la asignatura, "un camino" que, lamentó, "no lleva a nada".

DEFENSA DE LOS PADRES

Del Castillo defendió "la preocupación" y "el derecho" de los padres contrarios a que sus hijos estudien la asignatura, protegidos por "una variedad grande de normas jurídicas nacionales e internacionales para que se respete su libertad y derecho a elegir los valores que quieren para sus hijos también en la educación".

En este sentido, la ex ministra de Educación recordó que el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, "está dispuesto a dialogar" sobre la asignatura, tras incluir dentro de su programa electoral que "de ganar las elecciones, desde luego se suprimirá la asignatura" de manera que "la parte de los contenidos de Educación para la Ciudadanía que tienen que ver con la construcción europea, con los temas de ciudadanía europea y valores que están inmersos en el proceso de construcción de Europa, además de los que tienen que ver con la Constitución española, irán introduciéndose en distintas asignaturas", explicó.

Precisó que dichos contenidos "ya se venían dando", pero que "se reforzarán" en caso de que gane el PP las próximas elecciones generales del 9 de marzo en cualquier caso. A su juicio, estos son los contenidos en los que "hay que centrarse" porque lo demás "simplemente es imponer una determinada visión y moral" y éstas, dijo, "no se imponen" de la misma manera que tampoco se impone la religión. "Todo el mundo pondría el grito en el cielo" si "la religión fuera obligatoria", apuntó.

"Lo más sensato es que los temas que hay que introducir" de contenido europeo se haga a través de "otras materias", además de "eliminar todos aquellos aspectos que no son más que una determinada visión de la vida y de los valores" para "respetar la libertad de todos y, desde luego, el derecho de los padres a que sus hijos se formen en valores similares a los que ellos les están dando en sus casas".

"Yo que he sido ministra de Educación --recordó-- lo que si sé, como lo saben tanto profesores, padres y alumnos, es que los horarios están muy recargados. Por tanto, si hay que reforzar el inglés y las matemáticas, hay que reforzar la lengua y hay que tener además una formación en tecnología, además de todas las asignaturas, parece sensato ampliar determinadas asignaturas en sus contenidos" para que "aborden los temas comunes que se abordan en otros países europeos y no tener una nueva asignatura", concluyó.