15 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

España es uno de los países de la UE que acepta un menor número de solicitudes de asilo pese a la alta inmigración

La CE propone crear una Oficina Europea para unificar el tratamiento de las solicitudes de asilo

BRUSELAS, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea propuso hoy crear una Oficina Europea de asistencia en materia de Asilo, cuyo objetivo es reforzar la cooperación práctica entre los Estados miembros y fomentar una mayor convergencia de sus decisiones sobre peticiones de asilo, evitando que haya grandes diferencias en la respuesta de los diferentes Estados miembros a solicitudes de protección similares.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Jacques Barrot, denunció que en la actualidad las decisiones de los países de la UE frente a peticiones de asilo similares son "extremadamente diferentes". Así, un checheno tiene un 63% de posibilidades de ser protegido en Austria y 0% en Eslovaquia.

Y mientras que en Malta el 98% de los solicitantes de asilo son protegidos, en Grecia o en España, "muy pocos o prácticamente ninguno", según Barrot. Al ser preguntado por los motivos por los que España acepta tan pocas solicitudes de asilo pese a recibir mucha inmigración, el vicepresidente del Ejecutivo comunitario dijo que "no se trata de señalar con el dedo a ningún país", pero constató que en algunos Estados miembros "es difícil lograr una protección según la convención de Ginebra".

"Hemos citado a algunos países, como España, que parecen hoy muy prudentes en materia de asilo", señaló Barrot. A su juicio, iniciativas como la Oficina Europea de Asilo y otras medidas para desarrollar una política europea común en esta materia ayudarán a "evitar que haya Estados donde esta política de asilo sea cuanto menos demasiado débil".

"Estamos trabajando activamente para instaurar el régimen de asilo europeo común. Es indispensable, en este contexto, la aproximación no sólo de nuestras legislaciones, sino también de nuestras prácticas. Es esencial que los servicios de los Estados miembros competentes en materia de asilo cuenten con una ayuda concreta para hacer frente a sus necesidades diarias y operativas", insistió el vicepresidente.

AFLUENCIA MASIVA

Entre las funciones de la Oficina Europea de Asilo, cuya creación está contemplada en el Pacto Europeo de Inmigración, destaca la organización de equipos de apoyo constituidos por expertos nacionales, a los que podrán recurrir los Estados miembros en momentos de afluencia masiva de solicitantes de asilo en su territorio. Estos equipos estarán formados sobre todo por intérpretes, expertos en el país de origen de los refugiados y especialistas en el tratamiento y la gestión de expedientes de asilo.

"Los equipos de apoyo que ofrecerá la Oficina permitirán también solucionar de manera conjunta situaciones urgentes como la llegada masiva de solicitantes de asilo", resaltó el responsable de Justicia, Libertad y Seguridad.

El nuevo órgano organizará además la recogida y el análisis de información sobre asilo y pondrá en marcha un sistema de alerta precoz frente a la llegada de flujos masivos de refugiados. También se encargará de elaborar un informe anual sobre la situación del asilo en la UE y sobre la aplicación de los diferentes instrumentos comunitarios sobre esta materia. Y facilitará una asistencia científica y técnica para hacer evolucionar la política y la legislación en materia de asilo.

Finalmente, ayudará a los Estados miembros a definir buenas prácticas, organizando actividades de formación a nivel europeo o mejorando el acceso a la información de calidad sobre los países de origen.

La Oficina se creará en forma de agencia independiente. La Comisión y los Estados miembros estarán representados en el Consejo de Administración, que es su órgano de dirección. La Oficina actuará en estrecha cooperación con las instancias de los Estados miembros competentes en materia de asilo, así como con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Está asimismo previsto un foro consultivo para el diálogo con las organizaciones de la sociedad civil.

Si los Estados miembros dan su visto bueno a la propuesta de Bruselas, la Oficina podría iniciar sus actividades en 2010. Su sede será decidida por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete.