24 de febrero de 2020
19 de junio de 2018

Actores con y sin discpacidad intelectual se suben a las tablas un año más

Actores con y sin discpacidad intelectual se suben a las tablas un año más
FUNDACIÓN REPSOL

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Repsol y la Compañía de Teatro de Blanca Marsillach han despedido este martes 19 de junio en Madrid su taller de teatro adaptado para personas con discapacidad intelectual con un acto que ha contado con la presencia de Emilio Gutiérrez Caba que ha tenido lugar en el Centro Cultural Lope de Vega y al que han asistido el vicepresidente de Fundación Repsol, Ignacio Egea y la actriz y productora Blanca Marsillach.

La obra elegida para clausurar esta edición ha sido 'Historias de un día cualquiera', una pieza que desde su estreno el 27 de febrero en Cartagena (Murcia), ha sido vista por casi 1.500 personas en cinco ciudades españolas.

'Historias de un día cualquiera' de Pedro Muñoz Seca son pequeñas piezas cómicas con sencillas estructuras argumentales en los que la picaresca juega un papel principal y que aúnan las tramas 'Mosquito y Purgatorio', 'Celos' y 'Mentir a tiempo'.

Así, 'Mosquito y Purgatorio' trata sobre dos malandrines de escaso recorrido y aún menor intelecto que creen haber dado con la fórmula mágica mediante la cual ganarán un dinero fácil y podrán así disfrutar de su gran afición por los toros. Portando un barril de vino con el que se sitúan a la entrada del coso, comienzan una venta en la que sólo dos serán los clientes que se beberán todo el líquido espiritoso. La única circunstancia un tanto adversa y ruinosa para sus intereses es que esos dos generosos clientes son ellos mismos.

'Celos' plantea una estrambótica situación de pareja donde los reproches y celos de Miguel conducen a Elvira a tomar la decisión de divorciarse de su marido, pero Antonio, el abogado de ambos, dará con la fórmula secreta para reconducir esta particular relación.

'Mentir a tiempo' es la última de las tres obras que dan forma a 'Historias de un día cualquiera' en la que Dolores, una joven y resuelta muchacha, está harta de Vicente, embaucador galán con el que lleva más de veinte meses de relación. Pero esas mentiras van envueltas en divertidísimas y rocambolescas historias que, sin ella quererlo, hacen reír a Dolores y conceder su perdón a Vicente.

En esta cuarta edición actores con y sin discapacidad como Adela Estévez, Miriam Fernández o el director Xabier Olza se han unido al proyecto. Además, gracias a la Federación de Personas con Discapacidad Intelectual del desarrollo, Plena Inclusión Madrid, el taller ha contado con la colaboración del actor Daniel Olías.

Como en anteriores ocasiones, el elenco ha interpretado una pieza teatral para dar paso, una vez finalizada ésta, a la participación del público en la que los asistentes tienen la oportunidad de subir al escenario a improvisar las escenas más divertidas de la obra.

Para leer más