23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 11 de febrero de 2010

    Gallardón apela a la responsabilidad municipal en la gestión medioambiental

    "Estoy convencido de que si somos capaces de explicar nuestras medidas, por drásticas que sean, contaremos con respaldo ciudadano"

    MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, inauguró hoy el Foro de Eurocities, que se celebra en la capital hasta el viernes, apelando a la responsabilidad municipal en la implementación de políticas medioambientales y se mostró convencido de que si los políticos locales son capaces de explicar ese tipo de medidas, "por drásticas que sean", contarán con el respaldo ciudadano.

    "Tenemos que ser exigentes con nuestros gobiernos y con la Unión Europea y, sobre todo, con nosotros mismos. Tenemos que ser capaces de salir airosos del reto que supone conciliar desarrollo y mejora ambiental. Hoy tenemos el apoyo de la UE, de los gobiernos, cosa que agradecemos y aprovecharemos. Pero nosotros tenemos que asumir la responsabilidad de liderazgo", afirmó el primer edil madrileño ante homólogos de un centenar de grandes urbes europeas como Malmö, La Haya, Glasgow, Riga, o Viena.

    Bajo el lema 'Ser inteligentes, ser sostenibles: reestructurando la ciudad del mañana', todos estos políticos locales compartirán durante estos días sus estrategias para conseguir una gestión urbana más sostenible, en concreto en áreas como las políticas de fomento de la eficiencia energética y de las energías renovables o el cambio de los modelos de producción y consumo.

    Así, expondrán sus experiencias sobre cómo impulsar los aparatos productivos mediante el uso más eficiente de los recursos y el desarrollo sostenible, todo ello presidido por la idea de que se puede hacer más con menos. "Se refuerza así la competitividad y se da mayor calidad de vida a nuestras ciudades", subrayó Gallardón.

    Además, recordó que "casi todas las grandes ciudades son energéticamente dependientes, a la vez que consumen el 75 por ciento de la energía mundial, por lo que son las principales interesadas en solucionar este desequilibrio", motivo por el que han suscrito acuerdos como el Pacto de Alcaldes, donde se comprometen a reducir en un 20 por ciento las emisiones de CO2 para 2020 aumentando la eficiencia energética en similar magnitud y cubriendo el 20 por ciento de la demanda con energías renovables.

    "Estoy convencido, en contra de lo que algunos responsables políticos puedan llegar a temer, que si somos capaces de explicar a los ciudadanos, por muy drásticas que sean algunas de las medidas que tengamos que adoptar, no sólo no nos darán la espalda sino que contaremos con su respaldo", opinó el alcalde.

    MADRID SOSTENIBLE

    A continuación, el alcalde citó algunas de las políticas medioambientales que desarrolla el Consistorio madrileño para implantar un "modelo urbano bajo en carbono" apoyándose en "las energías renovables, el fomento del transporte público, más espacios verdes, un uso sostenible del agua, una gestión eficiente de los recursos y una lucha decidida contra la contaminación".

    Como ejemplos, señaló el aumento de las zonas verdes de la capital desde su llegada a la Alcaldía, la creación de estanques de tormenta y la ampliación de la red de agua regenerada, la creación de una planta para la producción propia de energía, el cambio de la flota de autobuses con vehículos limpios o la reducción del consumo de energía por unidad de PIB generado.

    "Finalmente, el cambio de modelo económico y ambiental necesita de la riqueza principal que tienen las ciudades, normalmente privadas de recursos naturales o energéticos: las personas y su capacidad para imaginar y superar nuevos desafíos", añadió el primer edil, destacando así la importancia de las universidades en este proceso de cambio a un modelo sostenible.

    Así, subrayó que mientras hace unos años tener progreso económico a la vez que se protegía el medio ambiente era "incompatible", hoy se sabe que "el desarrollo urbano debe ser sostenible o acabará con las ciudades". "Por eso las ciudades tienen que asumir compromisos y explicar a los ciudadanos sus políticas, aunque sean impopulares, así como aprender las unas de las otras", insistió.

    "Madrid quiere compartir y aprender con la humildad de saber que hay muchos gobiernos locales de todos los signos políticos que han sido sensibles a los problemas medioambientales dentro de la Unión y que tienen la generosidad de compartir sus experiencias con el resto de ciudades europeas; y con la ambición de que éste sea un proyecto compartido y asumido por todos", continuó.

    RECLAMAR A LOS GOBIERNOS

    Por su parte, el embajador en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea, Carlos Carnero, instó a los responsables municipales reunidos en el foro, entre los que se encontraban los delegados madrileños de Economía y Medio Ambiente, Miguel Ángel Villanueva y Ana Botella, respectivamente, a "hacerse oír en la construcción de Europa".

    "La voz de los ayuntamientos tiene que hacerse oír ya en la construcción de la UE y tiene que pesar si queremos que sea una unión ciudadana, por derechos y eficiencia. El Tratado de Lisboa reconoce la autonomía local; exijamos el papel de las ciudades hasta cuando esté claramente establecido", proclamó.

    Además, consideró que "es la hora del cambio de modelo económico, social y medioambiental" que deciden las instituciones comunitarias pero "aplican los ayuntamientos". Por ello, les propuso exigir tanto los recursos necesarios para hacerlo como representación en todas las instituciones europeas. "Hagamos que Europa sea más fuerte y solidaria", apostilló.

    Los representantes que asisten al foro, procedentes de 34 países europeos, participarán hoy en una mesa redonda, el Plenario y cuatro visitas para mostrarles diversas iniciativas madrileñas que son ejemplos de buenas prácticas, tales como el Metro de Madrid, el Vivero de Empresas de Carabanchel, el Parque Tecnológico de Valdemingómez y un taller de la Agencia para el Empleo.