21 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

La Generalitat catalana ofrece ayudas a discapacitados y personas que quedan fuera de la Ley de la dependencia

BARCELONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Acción Social y Ciudadanía de la Generalitat abrió hoy la convocatoria para las ayudas económicas para personas con discapacidad y aquellas que no pueden acogerse a la Ley de la Autonomía Personal y de la Dependencia y que ascienden a 80.767.467,38 euros, según informó hoy este departamento.

Así, se destinarán 12.450.461,85 euros en ayudas para el acceso a los servicios de la vivienda para personas menores de 65 años que tengan un grado de discapacidad mental igual o superior al 65%.

Por otro lado, 68.317.005,53 euros se destinarán a subvenciones para los servicios de acogida en residencia, centros de día y pisos tutelados, así como para estancias temporales para ancianos mayores de 65 años con discapacidad.

El objetivo de estas subvenciones, que se otorgan desde hace dos años según marca la Ley de prestaciones sociales de carácter económico, es complementar los ingresos de los beneficiarios para que puedan acceder a plazas no financiadas. El plazo para enviar las solicitudes finalizará el 30 de septiembre.

MÁS AYUDAS.

Por otro lado, la Conselleria también ha abierto la convocatoria de ayudas del Programa de atención social a las personas con discapacidad, que cuenta con una dotación de 13.756.725,49 euros y que buscan potenciar la autonomía personal de sus beneficiarios.

Para poder acogerse a estas ayudas es necesario tener un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33% y se clasifican en diversos tipos, entre los que hay la ayudas para la rehabilitación del lenguaje, fisioterapia, psicomotricidad, para adaptarse su vehículo o para rehabilitación, entre otros.

La Conselleria ha abierto también la convocatoria de ayudas para impulsar la autonomía en la casa por valor de 1.827.599,66 euros, dirigidas a personas de entre 18 y 65 años con una discapacidad igual o superior al 33%. Estas ayudas están pensadas para personas que tienen discapacidad física, psíquica y/o problemas mentales y que viven solas y necesitan de un apoyo habitualmente.