1 de abril de 2020
2 de abril de 2008

La Generalitat de Cataluña sopesa transportar agua en tren para evitar el trasvase del Segre

El Consejero de Medio Ambiente propone que una comisión arbitrada por la UdL estudie la captación de agua del Segre

BARCELONA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat de Cataluña está estudiando el transporte de agua en tren para hacer frente a la situación de sequía que sufre Catalunya y evitar el trasvase del Segre, según indicó hoy el consejero catalán de Medio Ambiente y Vivienda, Francesc Baltasar, en el Parlament.

Baltasar tuvo que hacer frente hoy a tres interpelaciones sobre agua que le plantearon los grupos del PP, ICV-EUiA y ERC, y, durante la primera, aseguró que la Consejería de Medio Ambiente y Vivienda está "analizando el transporte vía ferroviaria de más aportaciones de agua".

"Todo vale en la lucha contra la sequía", aseveró Baltasar, y añadió que se estudian también muchas más posibilidades, como el transporte por barco. Si todas estas medidas sumadas no fueran suficientes sería cuando el Govern llevaría a cabo una "aportación temporal" del Segre, explicó.

Sin embargo, dejó claro que "en ningún caso" se pondría en peligro el caudal ecológico y el funcionamiento normal de los usos del Segre. Para ello, se planteará a las autoridades locales y comarcales esta operación, con la Universitat de Lleida (UdL) como árbitro.

Remarcó que esta obra se retiraría inmediatamente, como máximo en mayo, y no generaría "ninguna distorsión" en el riego porque se llevaría a cabo fuera de temporada.

Esta comisión integrada por las autoridades locales y comarcales y el Govern permitirá estudiar si es adecuado el punto del río del que se pretende extraer el agua y la dimensión de la captación.

"YO NO QUIERO HACER ESTA OBRA"

Baltasar quiso hacer hincapié en que él no quiere llevar a cabo el trasvase del Segre, que definió como una obra con una "temporalidad determinada y con unas condiciones precisas, que no pretende ser una solución estructural, sino coyuntural, y que sólo será para un máximo de siete u ocho meses".

Subrayó que el modelo de trasvase del Ebro, del Ródano --pretendido por CiU-- o del que se realizó del Ter no es lo que él defiende, e insistió en que la aportación del Segre es la "última solución". "Ojalá que no se tenga que poner en marcha", indicó.

De todas formas, el titular de Medio Ambiente destacó que las medidas que estudia el Ejecutivo catalán sirven para toda Cataluña. "El Govern tiene y asume plenamente la responsabilidad de garantizar el agua en todos los territorios y hará lo que sea para garantizar el agua de boca", aseveró Baltasar, que añadió que es en este marco en el que se ha planteado la aportación del Segre.

Por su parte, el diputado del PP Santi Rodríguez reprochó al Govern que traslade la mayor parte de la responsabilidad a los ciudadanos al pedir que ahorren agua, cuando los usuarios del entorno de Barcelona registran los datos de consumo más bajos de Europa.

El problema de la Generalitat se resume, según Rodríguez, en la palabra "dogma", concretamente respecto a los trasvases, que es lo que provoca que el Ejecutivo catalán "no atine en las soluciones" a la sequía.

Apuntó asimismo que los cinco millones de ciudadanos del área metropolitana de Barcelona tienen ahora agua gracias a dos trasvases, el del Ter y el minitrasvase del Ebro.

Rodríguez indicó que el Gobierno catalán tiene ahora a todo el territorio en contra en Girona porque piden el retorno del caudal del Ter, en Lleida contra el trasvase del Segre y en Badalona (Barcelona) por las pérdidas que sufre una tubería que abastece a Barcelona.

"Aproveche para reconocer que se está planteando un trasvase", pidió Rodríguez, que consideró que Baltasar tiene ahora mismo la "credibilidad bajo mínimos" después de haber negado en sede parlamentaria el trasvase.