4 de abril de 2020
12 de agosto de 2008

Indígenas peruanos toman tres nuevas instalaciones petroleras en el curso de sus protestas

LIMA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Tres nuevas instalaciones petroleras fueron tomadas ayer por indígenas peruanos, mientras que otro grupo cerró las válvulas del gasoducto Norperuano e interrumpió el transporte de crudo a la costa, informó la agencia Prensa Latina.

En el tercer día de protestas de más de 60 etnias amazónicas, integrantes de las comunidades de Urubamba ocuparon dos plantas y un helipuerto de la transnacional Pluspetrol en Quillabamba, en la región sur oriental de Cusco.

El llamado estado de movilización permanente, en demanda de respeto a los derechos de los indígenas selváticos, se intensificó pese a la movilización de militares y policías a las instalaciones petroleras, objetivo principal de las protestas.

PROTESTAS DE LOS INDIGENAS

Los indígenas exigen en especial la anulación de un decreto que facilita la privatización de sus tierras comunales y otras normas que, afirman, atentan contra sus derechos territoriales ancestrales y que fueron dictadas para implementar un tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos.

Por su parte, el dirigente indígena Walter Categari, negó la toma de rehenes en una llamada telefónica y subrayó que la acción fue pacífica y apunta a exigir al Gobierno la anulación de los citados decretos, que ponen en peligro la existencia misma de las comunidades amazónicas, según dijo.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Indígenas de la Selva Peruana (Aidesep), Alberto Pizango, demandó que el gobierno dialogue con los dirigentes de la organización y confirmó el inicio de contactos con tal objetivo. Además, indicó que en las protestas participan las etnias Poyentimari, Monte Carmelo, Porenkishiari, Koribeni, Shimaá, Puerto Rico, Miaria, Nuevo Mundo, Kirigueti, Camisea, Shivankoreni, Segakiato, Cashiriari y Limpia, entre otras.

Las acciones de los indígenas incluyen bloqueos de carreteras y de embarcaderos fluviales que afectan principalmente a las transnacionales petroleras que operan en la región amazónica.