20 de noviembre de 2019
23 de octubre de 2019

Llega el cambio de hora: Defensores de la conciliación y físicos siguen en desacuerdo

El comité rechaza que mantener la hora tenga impacto económico y los científicos piden tener en cuenta las variaciones de cada estación

Llega el cambio de hora: Defensores de la conciliación y físicos siguen en desacuerdo
Tienda de relojes en VienaREUTERS / LEONHARD FOEGER - ARCHIVO

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los españoles inauguran el horario de invierno este fin de semana, retrasando una hora el reloj en la madrugada del domingo 27 de octubre. Este cambio trae consigo, desde hace unos años, un debate entre expertos sobre si España debe mantener esta práctica o si debería mantener un horario fijo durante todo el año.

La Comisión Europea propuso en 2018 que los países de la UE eliminasen el cambio de hora estacional. Cada país, según determinó posteriormente el Parlamento europeo, debía decidir en qué horario van a vivir sus ciudadanos antes de 2021. Pero mientras países como Portugal ya han anunciado que seguirán cambiado la hora en primavera y otoño.

En España, el Ejecutivo creó una comisión de 14 'sabios' para determinar la conveniencia o no de eliminar el cambio de hora estacional y, en caso de decisión afirmativa, decidir qué horario era más adecuado, el de verano o el de invierno.

En marzo del año pasado, esta comisión presentó un informe en el que no llegó a ninguna "resolución concluyente", habida cuenta de la "gran cantidad de repercusiones de impacto" que tiene esta medida en campos como el económico o el cultural. A nivel europeo, los estados miembros se emplazaron a estudiar la cuestión hasta 2021.

Uno de los defensores de que España mantenga todo el año un horario continuo es la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE). En concreto, aboga por fijar el GMT+1 basándose en que "su impacto económico es marginal y el más acorde con factores como salud, descanso, productividad y rendimiento (laboral y escolar)" de la sociedad.

Para los expertos de la Comisión, quienes defienden los cambios horarios tienden a "demonizar" las horas de oscuridad (que se emplean en su mayoría para descansar) y "santificar" las horas de luz solar asociadas al ocio. A su juicio, esta postura olvida que este periodo también es "bueno para producir y ser competitivos".

NO CREE QUE SEA SÓLO UN DEBATE CIENTÍFICO

ARHOE argumenta que se "obvian otros factores como son las diferentes épocas del año, el clima y la distribución de horas" que tiene el país según su posición geográfica, así como "la diferente oferta de ocio, comercio y consumo". "Por ejemplo, en la época de rebajas hay una incidencia de población en la calle durante las horas de tarde independientemente de la luz y oscuridad existente", apunta.

Por ello, cree que este debate no es "estrictamente físico ni científico" y llama a que se tenga en cuenta la parte social, educativa, económica y de salud como "elementos fundamentales para adoptar decisiones al respecto".

Esta postura es opuesta, precisamente, a la que defienden algunos científicos. El profesor del departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad de Sevilla, José María Martín-Olalla, cree que el cambio de hora bianual es "más natural" de lo que se dice habitualmente y no se trata de una "ocurrencia" cuyo único propósito es "molestar dos veces al año".

UN CAMBIO COORDINADO

Según ha explicado a Europa Press, la actividad humana siempre se ha acoplado con el ciclo de las estaciones, una situación que se convirtió en algo "más complejo" cuando empezó a regularse con relojes y horarios, en el siglo XIX.

Tal y como explica Martín-Olalla, si una sociedad elige una hora cercana al amanecer invernal para que los escolares no entren de noche a la escuela verían cómo en mayo y junio llegarían al colegio tres horas después de la salida del sol, lo que les expone a más calor. Se podría adelantar la hora de entrada al colegio en esos meses, aunque, según indica el experto, no se puede hacer poco a poco (cinco minutos cada semana, por ejemplo), sino "a golpe de una hora".

Además, apunta que este cambio no puede hacerse cuando los responsables de la escuela quieran pues perturbaría la vida de las familias. Por ello, a su juicio, "la forma más eficiente y coordinada de hacer este movimiento es cambiando la hora del reloj todos, el mismo día y a la misma hora, de forma que nadie se desfase respecto de otro".

"En conjunto las sociedades modernas presentan hábitos horarios muy constantes a lo largo del año y, a la vez, acompasan la actividad al ciclo estacional ayudadas por el cambio de hora estacional", explica, para señalar que "eliminar el cambio de hora no va a eliminar las estaciones" y, por tanto, que los días sean más largos en verano y más cortos en invierno.

HAY QUE TENER EN CUENTA LAS ESTACIONES

Además, Martín-Olalla señala que estudios de médicos y fisiólogos muy críticos con el cambio de hora centran su atención en los efectos de las transiciones y eluden su papel regulador en relación con el ciclo estacional, así como analizar y explicar el papel de la latitud. "Tratan el problema como si no hubiera estaciones, como si no hubiera un por qué a la práctica, como si no hubiera un por qué a hacer las cambios en marzo y octubre, y no en cualesquiera otros meses", denuncia.

De forma similar se ha expresado el catedrático del departamento de Física Aplicada de la Universidad de Santiago de Compostela, Jorge Mira, que es, también, uno de los expertos que forman parte de la comisión nombrada por el Gobierno para el estudio de la reforma de la hora oficial.

Mira pone sus ojos en el caso portugués, que lleva más de un siglo haciendo este cambio bianual --España alrededor de 40 años-- y ha probado las distintas opciones que plantea Europa en un "experimento social único", ya que implica a los 10 millones de habitantes de este país. "Llegaron a la conclusión de que lo mejor era mantener el cambio de hora", ha apuntado.

El científico ve normal que los países escandinavos no tengan problema en mantener el mismo horario todo el año, puesto que no tienen tantas variaciones entre días y noches por su latitud y cambiar una hora arriba o abajo no tiene consecuencias. Sin embargo, en zonas como la que se encuentra España la vida de una persona, acostumbrada a levantarse con el Sol, puede sufrir muchos cambios.

Así, Mira plantea la situación de que el país decidiera adoptar la hora de invierno (GMT+1) los 365 días del año. En este caso, indica, en el extremo oriental, por ejemplo, en Cataluña, habría cuatro meses al año que estaría amaneciendo a las 5 o 6 de la mañana. Por el contrario, en verano en el extremo occidental, por ejemplo, en Galicia, otros cuatro meses amanecería a las 9 o 10 de la mañana.

"Piensan que le puede ordenar al planeta Tierra a circular de forma homogénea", lamenta el catedrático de la Universidad de Santiago, antes de explicar que esto sólo podría ocurrir en la zona del ecuador, en donde no se hace cambio de hora.

Del mismo modo, Mira contradice a ARHOE y señala que sí habría un impacto económico y en el consumo al reducirse las horas de luz. Además, destaca que un comunicado de la Comisión Europea al Consejo Europeo explicó en 2007 que "en el estado actual de la investigación" no hay datos concluyentes estadísticamente que indiquen que los cambios de hora supongan un peligro para la salud de los ciudadanos.

ESPAÑA MANTENDRÁ SU ACTUAL HUSO HORARIO

Por otra parte, la comisión encargada de estudiar la conveniencia o no de eliminar cambio horario estacional, dictaminó que España debía mantener su actual huso horario, un debate paralelo al del cambio de hora estacional y en el que algunos se inclinaban por que España adoptará el huso horario de Londres y Portugal frente al de Berlín.

"España lleva empleando el mismo huso horario desde hace más de 30 años, que coincide con el de Alemania y se remonta a la época franquista", indicó en marzo la ministra portavoz Isabel Celaá.

Contador

Lo más leído