2 de junio de 2020
19 de septiembre de 2008

Madrid acusa al Gobierno de tratar suicidio asistido y eutanasia como "términos equivalentes" cuando "son muy distintos"

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, acusó hoy al Gobierno de la Nación de manejar conceptos que "son muy distintos entre sí como si fueran conceptos equivalentes" y recalcó que "el suicidio asistido no tiene nada que ver con la eutanasia".

"Entre el suicidio asistido y la eutanasia, en mi opinión, hay una diferencia moral sustancial. En el suicidio asistido uno decide morir y en el segundo caso, otro decide cuando tienes que morir y en este sentido, yo creo que la eutanasia es totalmente inaceptable porque no cabe ataque más brutal a los derechos fundamentales y la libertad individual", explicó hoy el consejero en declaraciones a Telemadrid recogidas por Europa Press.

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, anunció el pasado 7 de septiembre que el Gobierno va a iniciar una reflexión sobre la legalización del suicidio asistido y no descartó que en esta legislatura se pueda llegar a un cambio del Código Penal en este sentido para permitir que un enfermo pueda recibir ayuda para poner fin a su vida.

Güemes mantuvo que "se están confundiendo términos" y desmarcó el concepto de "muerte digna" de este debate, pues a su juicio, en este campo, "no hay debate científico y los médicos saben perfectamente en qué terreno se mueven en la administración de esos cuidados paliativos".

Preguntado por si los madrileños pueden tener la certeza de que en los hospitales de la Comunidad de Madrid nadie va a morir desatendido con dolores, Güemes agregó que para esta función están las unidades de cuidados paliativos de los hospitales y las de soporte domiciliario. "Madrid es la única comunidad de España donde en todas las áreas sanitarias hay una unidad de soporte domiciliario para prestar cuidados paliativos", explicó el consejero.

En este sentido, comentó el caso del Hospital Severo Ochoa y las supuestas sedaciones irregulares a pacientes hace años. Para Güemes, "el problema que se produjo fue que los cuidados paliativos o la sedación terminal se administraba en un lugar que no está preparado para eso y donde un paciente no puede morir tan dignamente como lo hace en cuidados paliativos", señaló, en relación al servicio de Urgencias.