18 de julio de 2019
  • Miércoles, 17 de Julio
  • 5 de octubre de 2015

    La mayoría de los países de la UE piden vetar el cultivo de transgénicos en su territorio

    La mayoría de los países de la UE piden vetar el cultivo de transgénicos en su territorio
    GOBIERNO DE ARAGÓN

    BRUSELAS, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 19 Estados miembros de la UE han comunicado a la Comisión Europea su intención de prohibir el cultivo de organismos genéticamente modificados (OGM) en su territorio o parte del mismo, incluso aunque hayan sido autorizados a nivel europeo.

    En concreto, Letonia, Grecia, Croacia, Francia, Austria, Hungría, Holanda, Polonia, Lituania, Bulgaria, Chipre, Italia, Eslovenia, Malta, Luxemburgo y Dinamarca han remitido esta solicitud, a los que se suman la región de Valonia (Bélgica) y Escocia, Gales e Irlanda del Norte (Reino Unido).

    En el caso de Alemania, Berlín ha comunicado su intención de prohibir el cultivo de estos productos en su territorio, pero ha incluido una excepción para labores específicas de investigación.

    Estas solicitudes serán remitidas a las compañías afectadas, que disponen de un mes para comunicar su reacción al respecto.

    Según ha afirmado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Enrico Brivio, el número de peticiones que la Comisión ha recibido por parte de los Estados miembro "confirma que la nueva Directiva otorga un marco legal necesario para un tema complejo".

    En concreto, las modificaciones de la Directiva sobre cultivo de transgénicos en la UE dejaba decidir a cada Estado miembro si permitía el cultivo o no de un OGM en su territorio o en parte del mismo.

    Los Estados miembro tenían la posibilidad de solicitar esta exclusión hasta el pasado 3 de octubre, aunque esta fase no es obligatoria, según recoge la directiva sobre el cultivo de OGM.

    A partir de ahora, los países de la UE pueden adoptar medidas para restringir o prohibir el cultivo en su territorio o parte del mismo de estos productos, siempre que estas medidas sean conformes "al Derecho de la UE, razonadas, proporcionadas y no discriminatorias".