26 de mayo de 2020
11 de diciembre de 2008

Poznan.- España pide a los países ricos reducir su CO2 un 30% para "tirar del carro" de la UE contra el cambio clima

POZNAN (POLONIA), 11 Dic. (de la enviada especial de Europa Press, María Pin) -

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, pidió hoy una reducción colectiva de un 30 por ciento de las emisiones de CO2 en 2020 para los países en desarrollo durante su intervención ante el plenario de la Cumbre del Clima que se celebra en Poznan (Polonia). Posteriormente, la responsable española aseguró que con este mensaje España pretende "tirar del carro" de la UE en la lucha contra el cambio climático, en relación a las negociaciones del Paquete Europeo de Energía y Cambio Climático, que debe resolverse mañana en Bruselas.

Así, aseguró que una posible reducción de hasta un 30 por ciento no supone un cambio en la posición de la UE y definió el lanzamiento de su mensaje como "un as en el bolsillo" en el contexto de las negociaciones (europeas). De hecho, recalcó que España está lanzando este mensaje para "dar un paso al frente" respecto a aquellos países europeos más opuestos a adoptar el Paquete de Energía y Cambio Climático de la UE, como Italia y Polonia. "Algunos tenemos que tirar de los que están más reticentes", aseguró.

Con ello, recordaba el compromiso anunciado el año pasado por la UE en Bali de que su objetivo inicial de disminuir sus emisiones en el territorio Europeo un 20 por ciento (que todavía está pendiente de aprobación), se incrementará hasta un 30 por ciento si el resto de países industrializados se suman al esfuerzo. Espinosa insistió en que esta propuesta encaja en la orquilla de reducción aprobada en Bali (Indonesia) en 2008 de entre un 25 y un 40 por ciento en 2020 para los países ricos.

En todo caso, explicó que de aprobarse finalmente una reducción del 20 por ciento para el conjunto de los 27, los esfuerzos adicionales no se analizarán hasta que se ratifique u acuerdo internacional en Copenhague en diciembre de 2009.

"Todos debemos hacer un esfuerzo: los países desarrollados debemos liderarlo con una reducción colectiva de nuestras emisiones de un 30 por ciento en 2020 respecto a los niveles de 1990, mientras que los países en desarrollo en su conjunto deberían desviar sustancialmente su trayectoria con respecto a la senda de crecimiento de sus emisiones previstas", aseguró ante las delegaciones de más de 190 países, para luego concretar que "siempre" se habla en el contexto de la UE.

CLARIDAD, SENCILLEZ Y AMBICIÓN

Además, señaló que en el contexto económico actual es "fundamental que se haga un buen diagnóstico de la situación, sin confundir las "recetas y legítimas preocupaciones inmediatas" con la reflexión estratégica y la orientación hacia soluciones propias de la economía real. "Necesitamos un calendario claro y ambicioso, con unas líneas maestras sencillas y congruentes. Necesitamos estar a la altura de lo que los ciudadanos demandan a los poderes públicos: acierto y claridad en las decisiones", aseguró.

Y en el contexto de la lucha global contra el calentamiento del planeta, apostó por las energías renovables, la mejor gestión del agua y la integración de las políticas contra el cambio climático en la lucha contra la pobreza y la consecución de los objetivos de desarrollado del milenio como "ejes clave para un trabajo solidario".

Por otro lado, la responsable española aclaró que la Cumbre de Poznan no es un foro de toma de decisiones sino de establecimiento de un calendario orientativo y líneas estratégicas para "empezar a trabajar en 2009" (de cara a la Cumbre de Copenhague).

En este sentido, avanzó que en el primer trimestre del próximo año se prevé contar con un texto para la negociación. Espinosa se mostró optimista respecto a futuros éxitos en las negociaciones sobre el próximo régimen climático en relación con la llegada de la Administración Obama. "Creo que su postura puede arrastrar a otros países reticentes que se escudaban en la pasividad de Estados Unidos", pronosticó.