25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 14 de abril de 2010

    PSOE y PP ofrecerán hoy sus propuestas sobre el voto de los emigrantes, que podría limitarse al Senado

    La subcomisión para la reforma electoral no tiene aún las medidas de Interior para impedir la presencia de ediles de partidos ilegalizados

    MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El PSOE y el PP plantearán hoy, en la reunión de la subcomisión del Congreso encargada de estudiar la reforma de la Ley Electoral, sus propuestas sobre las condiciones de voto de los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA), cuya participación podría quedar limitada a los comicios generales y sólo para el Senado.

    Según se informó a Europa Press en fuentes parlamentarias, la subcomisión de la Comisión Constitucional, que preside Alfonso Guerra, enfila la recta final de sus trabajos con idea de redactar este mes o en mayo un documento de conclusiones, todo ello con objeto de que las reformas legales que se requieran puedan tramitarse en el próximo periodo de sesiones y estén en vigor para las municipales y autonomías de 2011.

    Una vez desechados los cambios de fondo que sugirió el Consejo de Estado y que reclamaban Izquierda Unida (IU) y Unión, Progreso y Democracia (UPyD), como ampliar el número de escaños o reducir la primacía de los partidos mayoritarios en las provincias pequeñas, la subcomisión tiene previsto ir cerrando ya hoy algunas medidas.

    La participación electoral de los emigrantes, que actualmente votan en todos los comicios que se celebran en España, es uno de los campos en los que se centrará el debate de hoy. A lo largo de los últimos años se han manejado distintas propuestas.

    EN MUNICIPALES, DONDE RESIDAN

    Se habló de excluir a los inscritos en el CERA de las elecciones municipales, dado que no residen en la localidad y que la tendencia es abrir el voto a los inmigrantes que sí viven en España, a cambio de que nuestros emigrantes voten los gobiernos locales allí donde residen.

    Por las mismas razones está en discusión la participación en las elecciones autonómicas de los residentes ausentes, aunque en algunas comunidades con influyente comunidad emigrante no están muy por la labor.

    En cuanto a las elecciones generales, también se estudió la opción de crear circunscripciones específicas para la emigración en el Congreso y en el Senado, pero hay dudas constitucionales en lo relativo a la Cámara baja.

    Por ello, el PSOE y el PP está barajando la opción de limitar la presencia de los residentes ausentes a la elección de una circunscripción del Senado, con cuatro electos como las de las provincias. Los candidatos podrían ser también residentes en el extranjero y funcionarían como una especie de voz de la emigración.

    La idea podría contar con el visto bueno de los nacionalistas del PNV, aunque otras formaciones, como IU, ya han adelantado sus recelos recordando que esos escaños de "ultramar" sólo tenían reflejo en las leyes del siglo XIX.

    En cualquier caso, todos los grupos coinciden en la necesidad de ir con cuidado en este asunto dado que el derecho de voto es uno de los reconocidos como fundamentales en la Constitución. En este sentido, remarcan que el derecho no se pierde, sino que sólo se congela mientras el elector no resida en el territorio.

    PROCEDIMIENTO DE VOTO

    Otro debate es el procedimiento de votación, pues aun cuando se quiere fomentar el voto personal en los consulados y embajadas, no se quiere tampoco desechar la idea del voto por correspondencia para aquellos emigrantes que residen en zonas lejanas a las legaciones diplomáticas españolas.

    La subcomisión también tiene pendiente analizar las propuestas que presentó el Ministerio del Interior para cerrar puertas a la presentación de candidatos vinculados al mundo de Batasuna y para evitar la presencia de ediles de formaciones ilegalizadas después de haber concurrido a unos comicios (incompatibilidad sobrevenida).

    A día de hoy, los grupos parlamentarios no habían recibido el informe que presentó el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba a finales de marzo por lo que todo apunta a que mañana no se hablará de esta cuestión.

    Entre otras cosas, el Gobierno estudiar fórmulas para que los electos de un partido ilegal puedan perder su acta en caso de no condenar la violencia y para ampliar a 44 días el plazo para que la Abogacía del Estado o la Fiscalía recurran una candidatura sospechosa de secundar la violencia.