28 de enero de 2020
  • Lunes, 27 de Enero
  • 9 de agosto de 2010

    El PSOE ve "difícil" ponerse de acuerdo con Marruecos si "acusan de racismo" en lugar de hablar de conflicto fronterizo

    MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La portavoz de Inmigración del PSOE en el Congreso de los Diputados, Esperanza Esteve, se ha mostrado "sorprendida" de que Marruecos haya denunciado un "peligroso giro racista" en el puesto fronterizo de Melilla, cuando "España ha tenido que trabajar con una realidad compleja procedente de este país", y advierte de que "es difícil ponerse de acuerdo" cuando se habla de racismo en lugar de "conflicto fronterizo".

    En declaraciones a Europa Press, Esteve ha recordado que ambos gobiernos se han puesto de acuerdo para trabajar en las fronteras, con "buenos resultados" hasta la fecha, y ha considerado "desafortunadas" las declaraciones de Marruecos, a la vez que ha aconsejado "huir de conceptos tan tremendos como 'racismo'".

    "No me llames racista, vamos a hablar de las diferencias, de lo que ha pasado, y entonces resulta más fácil ponerse de acuerdo y remediar todo lo remediable", ha apostillado la portavoz en referencia a unas supuestas agresiones de policías españoles contra ciudadanos marroquíes en las zonas cercanas a la frontera con Melilla.

    En este sentido, Esteve ha reconocido que la tensión en la frontera es "permanente" y, por lo tanto, "no es algo fácil de gestionar", ya que "los nervios están a flor de piel". En cualquier caso, ha mostrado su apoyo a los cuerpos de seguridad españoles. También ha asegurado "confiar" en las relaciones entre Marruecos y España y espera que la situación se aclare "con el diálogo que siempre se debe tener con Marruecos, tanto por los problemas migratorios como por su proximidad".

    Asimismo, entiende que "se han magnificado" los hechos y que "son ahora los gobiernos quienes deben abordarlo". De esta forma, ha afirmado que "habrá algún punto que deberá ser aclarado", pero lo ha considerado, en cualquier caso, "desproporcionado".

    Por último, ha explicado que desconoce si el Ministerio del Interior o las delegaciones del Gobierno piensan profundizar en el tema, pero ha indicado que "parece que se trata de una situación de conflicto de proximidad", en los que "a veces es difíciles de determinar qué pasó y qué fue lo que lo originó".