9 de agosto de 2020
4 de abril de 2008

Sequía.- El Gobierno apuesta por pozos, aguas subterráneas y transporte en barco y garantiza el agua para Barcelona

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta primera del Gobierno en funciones, María Teresa Fernández de la Vega, apostó hoy por los pozos, las aguas subterráneas y el transporte en barco, como alternativas al trasvase del Segre para paliar la situación de "gravísima" sequía que vive Barcelona y evitar el corte de suministro de agua a partir del Otoño. En todo caso, garantizó que los barceloneses y las barcelonesas tendrán garantizado el suministro de agua para beber.

"Estamos estudiando todas las alternativas posibles que permitan garantizar el agua por distintas vías, con utilización de pozos, aguas subterráneas o transporte en barco. Un conjunto de medidas que se conocen y, en su momento, conocerán cuando estén definitivamente ultimadas. Estamos trabajando en ello con la Generalitat con rigor", dijo en la rueda de prensa posterior a la última reunión del Consejo de Ministros.

Asimismo, señaló que estas medidas "se pondrán sobre la mesa cuando estén ultimadas" y que se realizarán "todas las reuniones necesarias en todos los niveles necesarios" porque la Administración Central está en "permanente contacto" con la catalana y con el resto para abordar los problemas compartidos. "No puedo adelantar ahora más allá de la línea en que estamos trabajando --dijo-- Muchas cuestiones dependen de soluciones técnicas y hay que tenerlas claras".

En este sentido, recalcó en que el Ejecutivo se viene "ocupando y preocupando" por que a los ciudadanos, vivan donde vivan, no les falte el agua y garantizará el suministro con "trabajo y diálogo". "Lo hemos hecho estos cuatro años a pesar de la grave sequía que venimos sufriendo y lo vamos a seguir haciendo otros cuatro años, y quiero que no le quepa duda a nadie", reiteró.

EL TRASVASE DEL SEGRE NO ES VIABLE

Para ello, comentó que la ministra de medio ambiente, Cristina Narbona, viene estudiando con la Generalitat medidas que garanticen el suministro de agua a dada la "gravísima" sequía que padece la zona. "Buscamos, de acuerdo a nuestra política de agua, métodos de abastecimiento rápidos, eficaces y viables desde el punto de vista económico, social y ambiental --explicó--. El trasvase del Segre no lo es, por razones técnicas y socioeconómicas".

Así, aseguró que el caudal del Segre resulta "claramente insuficiente", además de que un tramo del trasvase debería transcurrir por el cauce de otros ríos, como el Llobregat. Junto con ello, detalló que el Segre es un río de cabecera, lo que dificulta la realización de la transferencia de agua. A ello, sumó que no existen series históricas. También señaló que el trasvase tendría perjuicios en el sector de la agricultura y la generación de energía hidroeléctrica.

"La semana pasada dije que no habría trasvase del Ebro, pero también que los ciudadanos que viven en Cataluña podían estar tranquilos porque no les faltaría agua para beber, y lo reitero, igual que no les ha faltado en estos cuatro años a los de Valencia, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha y toda España", subrayó.